La ausencia más dolorosa


Foto: RC Celta
Fueron muchos los motivos que llevaron al Celta a perder una ventaja increíble en Las Palmas. Una de ellas pudo ser la ausencia de Fabián Orellana, lesionado en una acción en la que el colegiado no señaló ni siquiera falta. El internacional chileno se iba enfadado por una lesión, la segunda en poco más de un mes, que le volverá a privar de jugar algunos partidos, una cifra que se conocerá cuando se le realicen las pertinentes pruebas médicas. 

Su ausencia será un serio hándicap para el Celta. En el estadio de Gran Canario el chileno fue más notorio en la ausencia que en la presencia. No se estaba notando mucho su concurso, salvo el brillante pase de gol a Aspas en el tercero, pero se notó mucho más cuando tuvo que salir. Wass pasó a la derecha, Marcelo al centro del campo, y el equipo se descompuso un poco. 

Y de ahí al final del partido. La banda derecha pasó a tener varios dueños, hasta quedarse huérfana en la recta final. Orellana aporta mucho en ataque, pero también se sacrifica en defensa como el que más. Da mucho más de lo que en apariencia se ve, aunque casi siempre destaquemos sus virguerías con el balón en los pies. El pase a Aspas es fundamental, pero también lo son sus ayudas al lateral propio, y lo mucho que incordia al rival. Orellana es necesario para el Celta, y cuanto menor sea su ausencia, mejor será para el Celta. 

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada