El miedo a lo extranjero


Publicaba ayer Faro de Vigo una entrevista con la actual Presidenta del Pontevedra, Lupe Murillo, en la que esta aseguraba haber rechazado una oferta de un grupo chino por el club granate hace aproximadamente 5 meses: “Mientras pueda no dejará el club en manos extranjeras”, aseguraba esta empresaria que hace carrera en el Partido Popular. 

La frase se ha vuelto viral, y no sorprende viendo la trayectoria política de Murillo. Muchos han sido los que han felicitado a la empresaria por su decisión, que posiblemente no habría llegado a nada más de no ser por coincidir en el tiempo con la posible venta del Celta a un grupo chino, y por tanto, a un grupo extranjero. 

Vaya por delante que resulta realmente difícil comparar la posible venta del Pontevedra con la del Celta. Desconocemos, porque no se habla de ello, las cifras que ofrecían los asiáticos, pero estaría bien ver cual sería la respuesta de Murillo si se encontrase en una situación parecida a la de Mouriño, y si la oferta, que es lo que realmente manda en este tipo de situaciones, fuese la misma. 

Crear el miedo a algo por el mero hecho de ser extranjero es muy peligroso, en una sociedad que camina cada vez más hacia el miedo, que mantiene en la política a quienes lo fomentan. El miedo del celtismo no es a lo extranjero, sino al cambio. A perder la identidad que ha mantenido vivo al equipo desde 1923. Pero esa identidad la puede mantener un chino, un empresario que ha hecho fortuna en México o uno de Tomiño. 

Si los nuevos dueños lo hacen bien, serán reconocidos por el celtismo, especialmente si son capaces de mantener las señas de identidad del club. Ese será su reto, y el deseo del celtismo. Fomentar el racismo o el odio a lo extranjero es lo que un político jamás debería pregonar. 

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada