El Concello podría negarse a ceder Balaídos a los nuevos compradores


Todo apunta a que en breve se cerrará la venta del Celta a un holding chino. Representantes del fondo inversor estuvieron ayer visitando la sede, el estadio y la ciudad deportiva del Celta, pero parte de ese patrimonio no pertenece al Celta, sino al Concello, que podría impedir al club su uso en algún caso concreto, tal y como desvela este martes el portal vigoe.es. 

Celta y Concello firmaron en plena ley concursal un convenio según el cual el Celta tiene derecho a usar las instalaciones municipales durante 25 años, pero no a cualquier precio, ni bajo cualquier circunstancia, ya que el Convenio recoge una cláusula según la cual el Concello podría negarse a que las instalaciones fuesen usadas por el club si se produjese una “alteración” sustancial en la propiedad de la Sociedad Anónima Deportiva. Bajo este supuesto, es postestad del Concello autorizar la operación para que mantenga el protocolo. 



Es decir, el Celta no podrá vetar la venta de las acciones que posee el empresario Carlos Mouriño, pero si no recibe su visto bueno, el club no tendría derecho a usar Balaídos, Barreiro y A Madroa. Mouriño y el grupo que compre sus acciones, deberán informar al Concello, algo que, en palabras de Caballero aún no ha sucedido. 

Todo esto llega cuando arrecian las críticas por el gasto público que se está llevando a cabo para acometer la reforma de Balaídos, que podría peligrar, a pesar de que Caballero aseguró la semana pasada que las obras continuarían con independencia del propietario. Está por ver si el Concello se acogerá a la cláusula de salvaguarda, y qué sucedería en ese caso. 

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada