Celta 2 - Panathinaikos 0 [Final feliz en Balaídos]


Foto: Miguel Riopa/Getty Images
Victoria del Celta que le sitúa en una inmejorable posición para clasificarse para la siguiente ronda de la Europa League. Dos goles de Guidetti y Wass en el tramo final del partido sentenciaron un choque cargado de imprecisiones, y que se volvió eléctrico en la recta final con la entrada de Iago Aspas, Sisto y Wass. Pobre impresión de un rival del que se esperaba bastante más. 

Berizzo cumplió con lo prometido. Rotaciones, pero menos. Jugó de inicio con Sergio Álvarez en portería, defensa de cuatro para Hugo Mallo, Cabral, Fontàs y Jonny. En el centro del campo un doble pivote formado por Marcelo Díaz y Pablo Hernández, Señé y Naranjo por las bandas, y en punta de ataque Rossi, más retrasado, y Guidetti como referencia ofensiva. Un once con ausencias, pero reconocible. 

El Celta tuvo el dominio y el control del partido en los primeros minutos, pero era incapaz de superar la muralla defensiva de los griegos, que además avisaban en alguna contra. En el primer cuarto de hora de partido, la única ocasión de los vigueses fue un disparo lejano de Hugo Mallo, que sembró la incertidumbre al pegar en un rival. Salió por encima de la meta de Steele. 

El Panathinaikos estaba cómodo con el partido, y en el minuto 16 generó una buena ocasión con un remate que se va fuera por poco. Unos minutos después Sergio tuvo que despejar un córner, y a los 23 Lod remata mordido y su balón se va fuera por muy poco. Flojo el Celta, que estaba a merced del acierto de los griegos. 

A los 34 minutos lo intentó Rossi con un disparo lejano. Sin problemas para el portero visitante, y a renglón seguido dos paradones consecutivos de Sergio evitando el tanto del Panathinaikos. Se llegaba así al término de una primera mitad en la que el Celta tuvo más balón, pero estuvo impreciso en el pase y concediendo ocasiones de gol. 

No cambió el panorama en la reanudación. Seguían llegando los griegos, que poco a poco iban imponiendo su juego. El colegiado anuló un gol a Berg por falta en el área. Una acción muy protestada por los jugadores rivales.  En vista del escenario que planteaba el partido, Berizzo decidió mover el árbol dando entrada a Sisto en lugar de un deslucido Naranjo. 

El partido entró en la fase más bonita, con los dos equipos buscando la meta contraria. El Celta seguía intentándolo con más voluntad que acierto, y el Panathinaikos crecía con el paso de los minutos. 

Berizzo metió a Wass en el campo, pero el cambio revolucionario sería la entrada de Aspas por Rossi. El moañés cumplió su sueño y logró meter al público en el partido. Tanto en así, que Balaídos se contagió del entusiasmo del moañés y empezó a animar a un Celta que fue encerrando al rival en su área con el apoyo del público hasta que en el minuto 83 una bella jugada colectiva acabó con un centro de Wass que remachó Guidetti al fondo de las mallas como un delantero centro puro. 

Balaídos entró en extasis entonces, consciente de que gran parte de ese gol era suyo, y estalló cuando Sergio salvó el empate tras un cabezazo de Berg. Los griegos ya cantaban el gol del empate, pero fue Balaídos quien cantó el segundo con un gol de Daniel Wass de libre directo. El balón pasó muy cerca de la barrera y el portero rival no estuvo del todo fino. 2-0 y partido cerrado. Nueva victoria en Europa, más de años y medio después de la última. 

El próximo partido será ante el Ajax, que lidera el grupo. 

Ficha técnica

CELTA: Sergio, Hugo Mallo, Fontàs, Cabral, Jonny, Señé (Wass, 71’), Marcelo Díaz, Pablo Hernández, Naranjo (Sisto, 60’), Guidetti, Rossi (Aspas, 78’).

PANATHINAIKOS: Steele, Koutroumbis (M’Poku, 87’), Samba, Ibarbo, Berg, Zeca, Lod, Villafáñez, Ledesma, Moledo, Coullibaly.

Goles: Guidetti, 84’ (1-0); Wass, 88’ (2-0).

Árbitro: Luca Banti, de la Federación Italiana. Amonestó a Villafáñez y Samba (Panathinaikos) y Cabral (Celta).

Campo: Balaídos (15.726 espectadores).

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada