Celta 0 - Atlético 4 [Chaparrón rojiblanco en Balaídos]


Foto: Miguel Riopa/Getty Images
Se esperaba lluvia en la segunda mitad del partido, pero la tromba vestía de rojiblanco y dejó helado al Celta, que cayó con justicia en un partido del que se fue tras el primer gol del Atlético de Madrid. Los de Berizzo firmaron una muy buena primera mitad, en la que incluso gozaron de dos clarísimas ocasiones para adelantarse en el marcador, pero tras el gol de Koke el equipo desapareció, y el Atlético se aprovechó de ello, alcanzando una goleada que le redime de su mal arranque liguero. 

Estuvo bien en la primera mitad el Celta. Berizzo reemplazó al lesionado Fabián Orellana con la presencia de Josep Señé, que bregó mucho durante los 45 primeros minutos. Sergi Gómez volvió a la titularidad, y el resto del equipo fue más o menos el esperado. 

Los primeros minutos fueron de tanteo, como es habitual, pero con un Celta bastante incisivo, cumpliendo el mandato de Berizzo: Presión alta, y lucha por la posesión. Le costaba al Atlético mantener el balón, y  a los 9 minutos llegó la primera ocasión tras un buen pase de Aspas que vio el desmarque de Señé que con una interesante maniobra supera a Oblak, pero el balón choca con el lateral de la red. 

No sería la mejor ocasión del Celta, porque otra vez un gran pase de Aspas aprovechó la velocidad de Bongonda para que el belga se plantase ante Oblak, pero su disparo salió rozando el poste. Muy buena jugada del Celta, pero otra vez Oblak estorbó lo suficiente para dificultar la vida a los célticos. 

Se cumplía la media hora de juego, y hasta ese momento, sin que el dominio del Celta fuese abrumador, si que conseguía tener la posesión en posiciones más cercanas a la portería rival, además de contar con dos claras ocasiones. El Atlético muy poco en esta primera mitad, escasas llegadas bien resueltas por la zaga celeste, y apenas un disparo desde fuera del área a cargo de Griezmann. 

La segunda mitad comenzó con un Atlético de Madrid mucho más decidido. Comenzó a llover, y el partido daba la sensación de que había cambiado. Estaba mucho más abierto, y eran momentos de cierta zozobra para ambos equipos. El que aprovechase la ocasión, podía tener medio partido en el bolsillo. 

Y fue el Atlético. En este tipo de partidos, casi siempre gana el Atlético. El Celta cayó en su juego, y en la ruleta rusa se encontró con una bala mortal.  A los 8 minutos de la reanudación. Griezmann pone un buen centro que Koke remata dentro del área pequeña. Le faltó decisión a Sergio para ir a por el balón y evitar el remate del madrileño. 

Simeone vio sangre, se olía a varios kilómetros, y fue a por el partido. Introdujo a Gameiro en lugar de Torres, buscando velocidad a la contra. Berizzo también intentó reconducir la situación con la entrada de Rossi, siendo el sacrificado Wass, pero pocos minutos después se acabó totalmente el partido. Gameiro pudo marcar en el 71, en un fallo tremendo del francés, pero un minuto después no fallaría Griezmann, que le gana con sorprendente facilidad un salto a Cabral, cabeceando al fondo de las mallas el 0-2. 

A partir de ahí, con el Celta muerto, pudieron caer tres o cuatro más, pero al final solo fueron dos. Uno de Griezmann y otro de Correa, en un partido que ya estaba totalmente visto para sentencia. El debutante Rossi, bastante desapercibido, pudo marcar el gol de la honra, pero lo evitó su ex compañero en la Fiorentina, Savic, que firmó un partido completísimo. 

Resultado tal vez abultado para los méritos de unos y de otros, pero que dejó muy clara la diferencia entre ambos equipos en el día de hoy. El Celta solo aguantó 45 minutos, y en la segunda mitad soportó como pudo el chaparrón del Atlético.

Ficha técnica

Celta: Sergio, Hugo Mallo, Cabral, Sergi Gómez, Jonny, Radoja, Wass (Rossi, min.68), Pablo Hernández, Señé (Sisto, min.75), Bongonda (pape, min.86) y Iago Aspas

AT Madrid: Oblak, Juanfran, Godín, Savic, Filipe Luis, Gabi (Tiago, min.82), Koke, Carrasco /Correa, min.68), Girezmann y Fernando Torres (Gameiro, min.62)

Goles: 0-1, min.52: Koke; 0-2, min.72: Griezmann; 0-3, min.81: Griezmann; 0-4, min.89: Correa

Árbitro: Jaime Latre, del comité aragonés. Amonestó a Gabi, Correa, Señé,
Campo: Balaídos, 18.100 espectadores. Antes del comienzo del partido, el RC Celta rindió homemaje a la piragüista Teresa Portela y se guardó un minuto de silencio en memoria de las víctimas del accidente ferroviario de Porriño.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada