Que tus pies no estropeen lo que hacen tus manos


Foto: Pierre-Philippe Marcou/Getty Images
Sergio Álvarez tuvo una actuación bastante extraña en el día de ayer. Por un lado estuvo perfecto en las acciones con las manos, realizando auténticos paradones y encajando dos goles muy difíciles de detener. Su parada al disparo de Bale fue absolutamente formidable, igual que alguna intervención ante Modric, o incluso ante Asensio justo antes del primer gol madridista, pero el de Catoira estropeó con los pies todo lo bueno que hizo con las manos. 

Y eso que cuando Sergio llegó al primer equipo una de sus virtudes era el juego con los pies. Entonces era muy frecuente verle jugar con Mario Bermejo, poniendo pases milimétricos que ayudaban al Celta a iniciar el juego con criterio. Con el paso de los años, lejos de mejorar en este aspecto ha ido empeorando. La presión en Primera División no tiene nada que ver con la segunda, ni tampoco el estilo de juego, así que ahora Sergio sufre cada vez que tiene el balón en los pies, y le cuesta goles al Celta. 

Ayer sucedió en el primer gol, marcado en fuera de juego por Morata, pero ya antes había dado más de un pase a Modric -precisamente a Modric- que podían haber supuesto más de un disgusto. En la primera mitad tuvo que intervenir a un disparo del croata en lo que parecía una sesión de entrenamiento. Te la paso y me disparas. Unos minutos después volvió a hacerlo, y en la ocasión del gol la jugada fue similar, aunque tampoco la defensa estuvo fina. 

Una pena porque su error estropeó una actuación que estaba siendo soberbia. Por alto sufre siempre, porque es un portero con carencias en ese aspecto, pero el juego con los pies era algo que dominaba y que está perdiendo, pero al mismo tiempo es algo que puede mejorar porque sabe hacerlo mejor. Con todo, considero que su partido ayer fue bueno. Poniendo en una balanza sus aciertos y sus desaciertos, fueron más los primeros. Salvó al Celta en varias ocasiones, aunque sus pies estropeasen lo que hacían sus manos. 

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada