La mentira que hizo campeón a Mauricio


Mauricio ante el sportinguista Joaquín 
Muchos de vosotros seguramente no recordaréis a Mauricio de Oliveira, un delantero brasileño que militó en el Celta a finales de los años ochenta, en una temporada de infausto recuerdo para el cuadro céltico, que descendería a Segunda tras dos temporadas muy brillantes. Mauricio no pasará a la historia del club por su categoría como delantero. Llegó con la difícil misión de hacer olvidar a Amarildo, y lo único que conseguía cada domingo era recordarlo con nostalgia. 

En el Celta marcó 2 goles en 18 partidos, pero en su país natal era considerado un héroe, especialmente por la hinchada de Botafogo, a quien había hecho campeón gracias a un tanto logrado ante Flamengo. Precisamente sobre ese gol habló estos días el ex jugador del Celta, ya que llegó tras una mentira piadosa de su entrenador, Valdir Espinosa. 

Un proceso gripal estuvo a punto de apartarle de aquel partido: “No iba a jugar, tenía gripe con fiebre muy elevada. Jugué el domingo, en la ida de la final, y la segunda parte me salió muy mal. El miércoles mejoré un poco, pero tenía fiebre y no podía tomar cualquier medicamento ya que tenía que pasar el control antidopping”. 

Ya en el campo, el atacante no hizo un buen primer tiempo e incluso pidió ser sustituido. Espinosa, sin embargo, tenía otros planes, quería que continuase en el campo y no dudó en mentirle para ello asegurándole que había soñado que marcaba el gol del título. Mauricio siguió en el campo y el “sueño” de su entrenador se hizo realidad con el gol que le dio el título a Botafogo. Aunque ese sueño nunca existió. 

Curiosa historia sobre un ex jugador del Celta, que si bien no triunfó en Vigo, si que dejó un gran recuerdo en Brasil, defendiendo los colores de Botafogo, Internacional, Gremio o Portuguesa, o en Corea del Sur, donde se proclamó campeón de Liga con el Hyunday Horang.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada