La Europa League le pasa factura al Celta


Foto: LFP
Antes de nada me gustaría enviar un afectuoso saludo a todos los que analizarán esta entrada solo por el titular. Dicho esto, vamos con el objeto de estas letras. Cuando el Leicester perdió el primer partido de la Premier tras granar la pretemporada siguiente, sesudos analistas vaticinaron el final del equipo de Ranieri al ser incapaz de compaginar la Champions con la competición liguera. Todo eso, casi un mes antes de comenzar dicha competición. 

En ese momento pensé que si el Celta tropezaba con el Leganés, igual a alguien se le ocurría decir algo así, y efectivamente ayer lo escuché. Debe ser que este tipo de competiciones, la Champions o la Europa League, cansan solo de pensar en ellas. Es muy curiosa la manera que tenemos de analizar al realidad basándonos exclusivamente en lo sucedido en la última semana. Sucede en casi todos los órdenes de la vida, y por supuesto también en el fútbol. Quizá más que en ninguna otra cosa por aquello de la pasión con la que se vive.  Tiramos de tópicos usados y gastados, creados por quien no analiza los hechos, sino que solo busca un motivo. Y a veces los motivos son muchos, no solo uno. 

Y no, no pienso gastar un segundo en discutir acerca del partido de ayer. El Celta jugó fatal, y aprovechó que el Leganés perdonó lo imperdonable. Ni entro en la valoración de los errores arbitrales, que los hubo, porque el Celta no mereció más de lo que tuvo. Esto quiero dejarlo claro. 

Pero solo es un partido. Solo es un partido. Cuando llegué a casa y leí los comentarios que había en la web creí, sinceramente, que nos acabábamos de jugar la permanencia. Con trágico resultado, por cierto. Y ojo, debemos estar preparados para estar en la tercera jornada con cero puntos, porque podría pasar, y aún así seguirían quedando 35 partidos por delante. 105 puntos en juego. Si conseguimos la mitad, temporadón. Y no es una visión conservadora. Todo lo contrario.  El crecimiento de este equipo es a largo plazo. 

Más que nunca, toca ser paciente. No es necesario caer en el insulto o en el menosprecio. Si tenéis que hacerlo, podéis darme caña a mí, que ya me están pasando factura las tres competiciones. Disfrutad de lo que tenemos. Solo es fútbol. 

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada