El sueño de Michu


Foto: Marca
En los últimos días está sonando con mucha fuerza el regreso de Michu al Real Oviedo. El ex futbolista del Celta que siempre se ha declarado seguidor del equipo de su ciudad, renunciando incluso a fichar por el Sporting de Gijón. A Vigo llegó desde el equipo de su alma, del que había llegado a ser incluso el capitán a pesar de tener apenas 21 años.  Entonces ya había jugado más de 100 partidos con el primer equipo carbayón. 

Aterrizó en Vigo para jugar en el Celta B pero pronto se pudo comprobar que aquella categoría se le quedaba muy pequeña. Michu anotó 10 goles en 28 partidos, y antes de terminar la temporada ya pudo debutar con el equipo senior, donde estaría otras tres temporadas más. Pudo ser traspasado al Sporting, una operación que dejaría en las arcas viguesas un dinero muy necesario, pero el propio Michu acabó descartando el traspaso por cuestiones ética. 

Después se fue al Rayo gratis, y más tarde jugaría en el Swansea, con dos años extraordinarios, en los que marcó 34 goles y alcanzó la selección española. Pero entonces llegaron las lesiones, que le lastraron en el Nápoles, y le impidieron jugar en su regreso a Gales. Ahí surgió la opción del Real Oviedo, pero prefirió dar un paso atrás, prepararse bien, y asegurarse de que aún podía ser futbolista. Lo hizo en el Langreo, de la tercera asturiana. 

No llegó a ese equipo por casualidad. El entrenador era Hernán Pérez Cuesta, a la sazón hermano de Michu, que también fue futbolista, y que ahora se dedica al oficio de entrenador. Allí se reencontró con el fútbol, marcando 12 goles en 17 partidos, pero no pudo lograr que el Langreo lograse el ascenso. 

Unos meses después, tiene la opción de regresar a Segunda División. Fernando Hierro, el nuevo entrenador del Oviedo, ha solicitado su fichaje, y parece estar más cerca que nunca. Nueve años después de abandonar el Tartiere, podría regresar a su casa, donde se encontraría con un viejo amigo del Celta: Jonathan Vila. 

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada