El Celta, el último equipo en asaltar el Bernabéu en el estreno de la temporada


Foto: Jesús Aguilera
El Real Madrid estrena esta tarde la nueva temporada en el Santiago Bernabéu, un partido que raras veces se le suele escapar a los blancos. La última vez que sucedió fue hace ya 11 años, un 10 de septiembre de 2005, en partido correspondiente a la segunda jornada de Liga, y con el Celta como rival. 

Fueron los vigueses los últimos capaces de asaltar el Bernabéu en el primer partido de la temporada, un partido en el que todo estaba preparado para el lucimiento de Robinho, la nueva estrella del conjunto blanco, y que acabó con victoria céltica por tres goles a dos. El Celta, que era un recién ascendido, formó con Pinto, Ángel, Contreras, Sergio Fernández, Placente, Gustavo López, Núñez, Iriney, Oubiña, Canobbio y Baiano. En la segunda mitad también jugarían Jonathan Aspas, Silva y Javi Guerrero

En el banquillo del Celta se sentó Fernando Vázquez, mientras que por los blancos era Wanderlei Luxemburgo el encargado de dirigir desde la banda. El Madrid jugó con Casillas, Míchel Salgado, Pavón, Helguera, Roberto Carlos, Guti, Beckham, Gravesen, Robinho, Baptista y Ronaldo. En la segunda mitad entraron Sergio Ramos, Raúl y Pablo García

Comenzó adelantándose el Celta por mediación de Contreras, que aprovechó un saque de esquina para batir a Casillas. Empató Ronaldo, y a Baptista a uno del descanso puso el 2-1, pero aún habría tiempo para un penalti a favor de los vigueses. Canobbio lo falló, pero Antonio Núñez estuvo atento y cazó el rechazo. 

Empate al descanso, y una segunda mitad en la que los blancos dominaban más, aunque el Celta no dejaba de buscar la portería blanca. Por raro que parezca, un error arbitral permitió la victoria del Celta. Canobbio envió el disparo al travesaño, y el bote engañó a los colegiados, que interpretaron que había sido gol, aunque las repeticiones demostraron que el balón no había rebasado la línea de gol. 

El Celta celebró una victoria muy importante, y el diario AS titulaba al día siguiente: “Robiño”, realizando un juego de palabras entre el gol ilegal y el que debería ser la estrella de la noche. La afición céltica, mientras tanto, lo tenía claro, “Menos Robinho y más Albariño”

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada