Celta 0 - Leganés 1 [Al Celta no se le encienden las luces]


Foto: Celta
Había preocupación en Vigo por la iluminación del estadio, pero a quien se le apagó la luz fue al Celta, que cayó ante un Leganés que también puso de su parte para perder, y que se encontró con su primera victoria en Primera gracias a un gol en fura de juego. El Celta estuvo plano, sin ideas, previsible en ataque, y con preocupantes fallos en defensa. Mucho que mejorar. 

De inicio, Berizzo apostó por un once bastante previsible, que coincidía punto por punto con las votaciones de nuestros lectores durante esta semana, con la salvedad de la entrada de Sergi Gómez por Cabral, a quien el reciente castigo le dejó en la grada. 

El partido comenzó soso, como un anticipo de lo que nos iba a esperar durante toda la tarde noche. El balón circulaba muy lento, no aparecían los espacios, y las ocasiones se contaban con los dedos de la mano. Por contra, la zaga y el centro del campo se liaban de manera preocupante. Una pérdida de Marcelo Díaz obligó a intervenir a Sergio. 

Los mejores momentos, por decir algo, del Celta llegaron a partir del primer cuarto de hora. Aspas lo intentó con una interesante jugada personal, y la más clara la tuvo Orellana que remató a bote pronto un centro de Jonny desde la banda. El chileno llegó un poco forzado y no pudo precisar su disparo.  A la media hora lo intentó un tímido Sisto con un disparo sencillo para Serantes. 

En el minuto 37 jugada polémica. Gran pase de Orellana a Aspas, que bate al meta rival en fuera de juego según el árbitro. La repetición demostró que era gol legal. Casi al descanso, otro regalo de la zaga céltica casi se convierte en el primero de los madrileños. Lo evitó Sergio con una gran intervención. 

Nada más comenzar la segunda mitad, Aspas tuvo una ocasión inmejorable para batir a Serantes. Se plantó solo ante él, pero envió el balón fuera. La ocasión seguramente más clara del encuentro. El paso de los minutos no hacía mejorar al Celta, más bien al contrario. En la segunda mitad, Bongonda y Sisto intercambiaron su posición, pero no funcionó. El equipo seguía plano, y era un peligro para sí mismo cada vez que tocaba el balón en campo propio. 

Berizzo decidió realizar dos cambios al cuarto de hora de la reanudación, entrando en el terreno de juego Pablo Herández y Guidetti, en sustitución de los daneses Wass y Sisto. Guidetti se situó en punto, Aspas pasó a la banda derecha, Orellana siguió en la mediapunta y Bongonda regresó a la izquierda. 

No hubo mejora, y en el minuto 74 el ex céltico Víctor Díaz anotó el 0-1 aprovechándose de su posición de fuera de juego. En esta ocasión el colegiado y su asistente no lo vieron. Y con este gol se acabó el partido. Y no porque lo provocara el Leganés, bastante cándido salvo acciones aisladas. El estado de histeria invadió a los célticos, que se perdieron en una retahíla de protestas que en nada les beneficiaba. 

Tampoco ayudaba el colegiado, que no señalaba ninguna falta. A medida que los jugadores del Leganés se dieron cuenta de ese detalles, fueron aumentando el nivel de su agresividad, y la construcción del balón ya era imposible. Ni una sola ocasión en la recta final, ni tan siquiera con la entrada de Señé por Marcelo Díaz, que dejó a Pablo Hernández como mediocentro defensivo. 

El final del partido era solo cuestión de tiempo, y llegó con la primera derrota de la temporada. El Celta bendijo al Leganés en su debut en la máxima categoría. Tendrán que mejorar mucho unos y otros para alcanzar sus objetivos, pero al menos los madrileños lo harán con tres puntos importantísimos en su bolsillo. El próximo fin de semana visita al Bernabéu, pero eso será otra historia. 


Ficha técnica 

Celta: Sergio Hugo Mallo, Sergi Gómez, Jonny, Marcelo Díaz (Señé, min.78), Wass (Pablo Hernández, min.66), Sisto, Orellana, Bongonda y Iago Aspas (Guidetti min.66).

Leganés: Serantes, Bustinza, A. Marín (Machís 62’), Mantovani, A. Martín, Gabriel, Rico, Víctor Díaz, Unai López, Timor (Sastre, min.81) y Guerrero (Insua, min.72).

Goles: 0-1, min.75: Víctor Díaz.

Árbitro: Munuera Montero, del comité andaluz. Amonestó por el Celta a Hugo Mallo, Roncaglia, Pablo Hernández y Iago Aspas; por el Leganés a Marín. Expulsó a Timor, del Leganés, tras ser sustituído.

Campo: Balaídos. Unos 17.000 espectadores.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada