Renovar al Tucu, objetivo prioritario


Foto: Miguel Riopa/Getty Images
Pablo Hernández es uno de los futbolistas del Celta que termina contrato el próximo 30 de junio, el otro es Carles Planas. El internacional chileno ha sufrido una gran evolución en su rendimiento desde que llegó a Vigo hace dos veranos como una petición expresa de Berizzo. Durante su primer año en el club alternó la titularidad con la suplencia, siendo bastante criticado por la afición. 

Las críticas se hicieron extensivas al siguiente curso, y arreciaron especialmente al comienzo de la pasada campaña. En el partido contra el Las Palmas, los abucheos al futbolista fueron tan significativos que el club llegó a emitir una nota público pidiendo respeto para los jugadores del equipo, y en especial para el de Tucumán. 

Y si algo ha gustado mucho en Praza de España ha sido la capacidad de superación del centrocampista céltico, que ha sabido superar las críticas y reproches a base de buen juego, hasta el punto de convertirse en uno de los jugadores más queridos del equipo en la parte final del curso. El chileno fue capaz de dar la vuelta por completo a la situación. 

A estoy hay que añadir su gran rendimiento en la Copa América, donde sufrió una desgraciada lesión en los últimos partidos, por lo que su figura se ha revalorizado. Según informa este miércoles Faro de Vigo, el Celta se ha planteado la renovación de su contrato como objetivo inmediato. Después de cerrar la continuidad de Sergi Gómez, la idea del club céltico es la de plasmar en un contrato la renovación de Pablo Hernández, quién podrá negociar con cualquier equipo a partir del próximo mes de enero. 

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada