El ascenso de Pape Cheikh


No sabemos si a Pape Cheikh le harán ficha con el primer equipo, pero es evidente que tiene la consideración de su entrenador como tal. Berizzo no es amigo de dar minutos sin merecerlos a los canteranos. Aplicando la filosofía de Bielsa, no pondrá a jugar a un canterano para que se demuestre que no tiene el nivel para jugar. El preparador argentino les exige para jugar lo mismo que a los profesionales de la primera plantilla. 

Y como suele suceder, tiene sus preferencias. Y una de ellas es Pape Cheikh. Y es fácil comprender porque es su debilidad, porque seguramente lo sea de todos y cada uno de quien seguimos al Celta con frecuencia. El centrocampista senegalés es un todoterreno, capaz de jugar como mediocentro puro, como interior, e incluso como mediapunta, algo que le reclamaba ayer durante el partido el técnico celeste. Pero además puede jugar en banda, e incluso de lateral.

La versatilidad será su aliada en su carrera, pero debe aferrarse al centro del campo para seguir creciendo como futbolista. Ayer Berizzo le dio la titularidad en un partido complicado ante el eterno rival, y no defraudó. Demostró que la calidad que posee no está reñida con la intensidad y el trabajo. Que a pesar de tener un nivel futbolístico muy alto, no le importa bajar al barro a pelear ni manchar la camiseta para robar un balón, como el que le quitó a Lucas Pérez, limpio y sin dañar nada más que la autoestima del coruñés. 

Seguramente estemos ante un futbolista que formará parte de la élite del fútbol español en los próximos años. Esperemos que lo haga vistiendo la camiseta del Celta, pero es evidente que su crecimiento es imparable.  No importa lo que diga su contrato. Es jugador del primer equipo. 

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada