8 décadas de la guerra que retrasó 3 años el debut del Celta en Primera


El 19 de abril de 1936 toda Galicia vibró con el Real Club Celta de Vigo. Balaídos se vistió de gala para disputar el último partido de la fase de ascenso a Primera División frente al Jerez. Fue una jornada grande en la que la mayoría de los vigueses lo festejaron hasta altas horas de la madrugada. 

Aquel equipo formado por Vega, Piñeiro, Gonzalo, Nolete, Venancio. Blanco, Varela, Mirás, Montes, Toro, Agustín, Bisagradas, Machicha I, Cabezo, Ignacio, Lilo, Machicha II, Soto, Ruibal, Esparza, Choncho y Paredes, con Ricardo Comesaña al frente del banquillo, lograron el primer ascenso del Celta a la máxima categoría. El anhelado sueño de una ciudad y un club creado para representar a Galicia ante los mejores clubes de España, lograba al fin su cometido. 

Desgraciadamente, el debut en la categoría no llegaría unos meses después, sino tres años más tarde debido al golpe de estado fallido del 17 de julio de 1936, que desembocó en una fatídica guerra iniciada el 18 de julio de 1936, hace hoy exactamente 80 años. El gobierno republicano elegido democráticamente, sufrió un golpe de estado y tardó casi tres años en ser derrocado por el bando nacional, que impondría posteriormente una dictadura que duraría casi cuatro décadas. 

El Celta pudo debutar en Primera División el 3 de diciembre de 1939, en un partido que acabaría perdiendo ante el Real Zaragoza (3-2), siendo Nolete el primer goleador de la historia celeste en la máxima categoría. 

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada