El truco del almendruco


El Celta presentó ayer a bombo y platillo una gran novedad en su Campaña de Abonados. Por fin se podrá financiar el abono, sin necesidad de pasar por el yugo de Abanca, que obligaba a tener una cuenta en esa entidad, algo obvio, e incluso en muchas ocasiones era necesario acudir a una entidad en la que te “recomendaban” domiciliar la nómina o tener una cuenta con más movimiento. 

Dar la posibilidad de financiar el abono sin la obligatoriedad de hacerlo en un banco en concreto era muy necesario, y es todo un acierto por parte del Celta. Lo peor de esta situación es que cuando algo se hace bien es una pena estropearlo en los detalles. Ayer el club anunció a bombo y platillo este hecho, e incluso envió una tabla de precios en los que se destacaba el coste por mes, dando a entender que era el importe de la financiación. 

La letra pequeña, esa que nadie lee y que tendrán que explicar en la Oficina de Abonados, deja claro que el importe mínimo de la financiación es de 30 euros, por lo que, por ejemplo, un abono sub-25 para Gol, que en el gráfico aparece como 14€/mes, se tendrá que financiar en menos de seis meses. Ese no es el camino. Si algo se hace bien, no se puede estropear en las formas. Se puede entender el importe mínimo, pero debe estar mucho más claro y no publicar tablas que den lugar a la confusión. 

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada