El sueño de Mouriño


Foto: Óscar Vázquez
Cuando Carlos Mouriño llegó al Celta, hace más de una década, tenía muchos sueños por cumplir como presidente del club de sus amores. Muchos de ellos los ha ido cumpliendo poco a poco, otros van tomando forma, pero hay uno que se le resiste especialmente. El mandatario vigués quiere ver al filial en Segunda División, algo que no resultará fácil, ya que en los últimos años ha estado siempre más cerca de hacer todo lo contrario que ascender. 

El último lustro es negro para un filial que descendió dos veces a Tercera, una de ellas salvada en los despachos, y que en las dos últimas temporadas se ha tenido que conformar con salvarse sobre la bocina y gracias a un cambio de entrenador en las últimas jornadas. La intención del club es que no se repita algo así. De cara al próximo curso se mantiene la confianza plena en Alejandro Menéndez, que se ganó su renovación gracias al cambio de rumbo que le dio al equipo con su llegada, y habrá muchos cambios en la plantilla. 

Del equipo del pasado año no quedan muchos nombres, así que en las próximas semanas comenzará un goteo incesante de incorporaciones con la finalidad de completar una plantilla muy competitiva en busca de una salvación más tranquila, siempre mirando hacia la zona alta y obviando los puestos peligrosos. Los fichajes irán casi todos en la misma dirección. Robert Costa, con años de experiencia en el filial azulgrana y también en Segunda División. 

El club trabajará duro para dotar a Menéndez de un equipo competitivo, que pueda hacer realidad el sueño de Mouriño de ver al filial en Segunda División. 

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada