El año de Bongonda


Foto: Miguel Riopa/Getty Images
Cuando el próximo 4 de julio vuelva el Celta al trabajo, tal vez ya se sepa algo sobre el futuro de Nolito. A pesar de que el andaluz negó ayer  haber firmado con el Manchester City, son muchas las voces que apuntan en las últimas horas al fichaje del jugador por el club británico. 

El Celta debe encarar la próxima temporada, la del regreso a Europa, sin el concurso de unos de los mejores jugadores de la última década, probablemente el mejor, así que encontrar un recambio no será fácil, incluso con los 18 millones que dejará su salida en las arcas del Celta, si finalmente se produce. 

Además de buscar en el mercado un jugador que cubra su enorme hueco, el Celta también tiene que mirar hacia dentro para ver las opciones que tiene dentro de su plantilla. En su ausencia durante el invierno, cuando una lesión le apartó del equipo por un periodo cercano a los dos meses, fue Théo Bongonda el encargado de sustituirle. 

El extremo belga realizó un gran trabajo jugando por la banda izquierda. Es un futbolista eléctrica, zurdo con gran capacidad para llegar a la línea de fondo, pero también capaz de trazar diagonales, venirse al centro y generar peligro allí. Bongonda fue una de las sorpresas más agradables de una parte de la temporada en la que los partidos se agolpaban por la participación en la Copa del Rey. 

Cierto que, a pesar de todo ello, el Celta debe buscar en el mercado todas las opciones para afrontar una dura temporada en la que tendrá que competir en tres competiciones, todas ellas muy importantes para el club, pero debe darle a Bongonda la oportunidad de seguir creciendo y demostrar que puede ser ese jugador que buscará el Celta peinando el mercado este verano. 

A pesar de su juventud, esta será la tercera temporada en el club. Conoce la ciudad, el club y a sus compañeros. Es trabajador y se ha ganado el respeto del vestuario, así que él podría optar a esa posición. El suyo fue un fichaje a medio plazo. Llegó a Vigo, no para dar un rendimiento inmediato, pero sí para convertirse en un gran futbolista en un plazo medio de tiempo. Y ese plazo ha llegado. El próximo puede ser el año de Bongonda. 

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada