Un año sin Borja Oubiña


Foto: Denis Doyle/Getty Images
Ayer se cumplió un año del acto con el que el club despedía a Borja Oubiña. Se iba el capitán, que lo había sido durante los últimos años, desde su regreso de Inglaterra, e incluso ya antes, ejerciendo a veces sin serlo. Oubiña pasa por ser uno de los mejores productos de la cantera celeste a lo largo de su historia. 

Formando en la cantera de A Madroa, a donde llegó siendo un niño, solo las lesiones le impidieron tener una carrera acorde a su inmensa calidad. En el Celta disputó 238 partidos, en los que marcó 5 goles, pero el recuerdo que quedará serán sus lesiones, sus continuos parones y el lamento por una carrera que pudo haber sido mucho más. 

Oubiña llegó a ser internacional absoluto con la selección española, en los tiempos de Luis Aragonés con la selección. Aquel mismo año, el Celta acabó descendiendo a Segunda División, y el canterano, mal asesorado, llegó exigiendo un traspaso. Luego se arrepentiría de las formas. La elección fue el Birmingham City, la elección del Celta, claro, porque tal vez él hubiese preferido otro destino. 

Nadie sabía entonces que aquel viaje a Inglaterra sería tan breve  como nefasto. En su segundo partido en las islas, ante el Liverpool, se lesionaría de gravedad. No volvería a jugar hasta casi dos años después, y tras una nueva recaída, tardaría otros dos años más en reaparecer. En total perdió unos cuatro años buscando una estabilidad que nunca alcanzó del todo, a pesar de que pudo jugar bastantes partidos durante los siguientes años. 

En el verano de 2014 supo que su tiempo se acababa. Su rodilla le había dado muchos avisos, y en juego estaba, ya no recuperarse para el fútbol, sino salvar la rodilla para tener una vida normal, sin los dolores que le producía la alta competición. Se lo tomó con calma e intentó regresar. Se le practicó una artroscopia para reparar las zonas dañadas, pero Oubiña ya no volvió a jugar nunca más. 

Se fue entre el aplauso de sus compañeros, del cuerpo técnico, y de su afición. Fue un justo tributo para un carrera mucho más celeste de lo que algunos creen. Una vez retirado siguió trabajando en el club. Se integró en la secretaría técnica, y ahí sigue. Algún día será director deportivo del Celta. 

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada