Papá, ¿Se ha ido ya el Tucu?


Foto: Denis Doyle / Getty Images
No hay cosa que más miedo de a un seguidor del Atlético de Madrid que el Tucu Hernández en el Vicente Calderón. Los sufridores rojiblancos vieron como el año pasado le arrebataba dos puntos gracias a un precioso -y sorprendente- gol de tacón, y como este año sacaba a los colchoneros de la Copa del Rey a base de cabezazos. 

Hace unos años, un famoso periódico calculó los goles que marcaría David Rodríguez al final de la temporada si mantenía el ritmo que llevaba durante las tres primeras jornadas de Liga. Si aplicamos ese absurdo a Pablo Hernández en el Calderón, acabaría la temporada con 57 goles. Que tiemblen Messi y Ronaldo. 

Todo esto viene a colación de sus problemas físicos, que arrastró durante la semana pasada y que se han extendido a la presente. Ayer no se entrenó, pero su concurso no peligra. Si el Tucu juega, el Celta saldrá ganando, y más en un estadio donde ha marcado el triple de goles que los logrados en Balaídos, así que, incluso lesionado, tiene que estar en el terreno de juego. 

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada