Las banderas no matan


Foto: EFE
A lo largo de esta semana hemos acudido a un sorprendente debate acerca de la posibilidad de introducir en un terreno de juego la bandera “estelada”, que reivindica la independencia de Cataluña, o cualquier otra prenda que reivindique lo mismo, no solo referente a Cataluña, sino también a todo el estado. 

La delegada del gobierno en Madrid llegó a prohibir la entrada al Vicente Calderón, donde este domingo se jugará la final de la Copa entre Sevilla y Barcelona, de todas las esteladas, no solo en forma de bandera, sino también de ropa. Finalmente, el despróposito fue subsanado por un juez, que autorizó la presencia de estas banderas en la final de la Copa, y en cualquier otro evento deportivo. 

No sucedió, por fortuna, lo mismo en el amistoso que jugó Galicia ante Venezuela. Las “estreleiras” no fueron prohibidas en ningún momento, y se vieron muchas en el partido que jugó en Riazor la selección gallega, donde se vieron muchas banderas gallegas, pero también de Cataluña y de Euskadi.  Las banderas no hacen daño a nadie, y su prohibición solo consigue el efecto contrario al que busca. Las ideas no se pueden prohibir. 

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada