La media hora de gran fútbol que no debe ocultar la derrota


Foto: Ander Gillenea // Getty Images
La derrota sufrida por el Celta en Bilbao no debe ocultar la extraordinaria primera media hora del equipo. El conjunto celeste salió a San Mamés dispuesto a lograr la victoria, no ocultó nunca su ambición, y la mostró desde el primer minuto, buscando la portería de Gorka Iraizoz. 

El arranque del Celta recordó a otros partidos excelentes como la victoria en el Sánchez Pizjuán en la primera vuelta, o la goleada al Barcelona en el Camp Nou. Durante esa primera media hora, además de borrar a su rival del campo, tuvo la ocasión de marcar dos o tres goles que hubiesen dejado sentenciado el partido. 

Berizzo planteó el partido con una presión muy alta sobre la salida de balón del Athletic, y una salida eléctrica buscando la espalda de los centrales, que tampoco estuvieron excesivamente finos en ese tramo. Todo estaba saliendo según el plan previsto hasta que llegó la desafortunada acción de Gustavo Cabral, que transformó radicalmente el partido. 

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada