Nueva edición del "Bilbao Celeste"


Foto: Juan Flor
El Celta no viajará solo a San Mamés. Se prevé que un millar de aficionados se desplacen a la ciudad vasca para animar al equipo vigués en un trascendental encuentro que debería servir para afianzar la candidatura a la quinta plaza que tendrá que disputar, precisamente, contra su rival el próximo domingo. 

Se trata de uno de los partidos más importantes del año, por la repercusión que tendrá. Ser quinto es mucho más importante que su valor numérico, ya que asegura la clasificación directa para la fase de grupos. Quedar en sexta posición, después del resultado obtenido por el Sevilla en la ida de la eliminatoria de Europa League, deja a expensas de lo que hagan los andaluces en esa competición, y en la Copa de Rey. 

En caso de ganar en alguna de las dos finales, el sexto clasificado tendrá que jugar la previa, y eso dificultará en gran medida el trabajo de la próxima temporada, ya que obligará a un regreso inmediato del equipo para ponerse en forma de cara a la última semana del mes de julio. Así pues, importancia máxima que la afición ha sabido entender desplazándose en masa. 

Se calcula que serán unos mil aficionados, cifra ligeramente inferior a la de la temporada pasada, primera en la que se podía viajar al Nuevo San Mamés, que registró una afluencia de unos 1.300 celtistas. 

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada