De los goles de Aspas al Alavés, a Europa: 7 años de constante crecimiento


El Celta es matemáticamente equipo europeo, lo que significa que, haga lo que haga en lo que resta de temporada, habrá superado la temporada anterior, y lo hará por séptima vez consecutiva. Desde que Torrecilla llegó al Celta, el equipo no ha parado de crecer, aunque el salmantino no es el único responsable, evidentemente. A continuación describimos las últimas ocho temporadas, con el crecimiento sostenido pero imparable de una entidad que ha pasado de ver peligrar su puesto en Segunda División, a jugar en Europa. 

Temporada 2008-09 (17º / 2ª División) 

El año más difícil de la travesía celeste por Segunda División. Fue la temporada en la que el Celta inició el proceso concursal que le sacaría del colapso económico. Ese año llegó al Celta Antonio Chaves, como nuevo director general, y Pepe Murcia al banquillo. A mediados de temporada sería sustituido por Eusebio. El equipo pegó un bajón increíble en la segunda vuelta, pasando de tener opciones de acabar la primera vuelta en puestos de ascenso, a pelar por la permanencia hasta aquel famoso partido ante el Alavés, en el que Iago Aspas, con dos goles, evitó un sufrimiento innecesario en las dos últimas jornadas. 

Temporada 2009-10 (12º / 2ª División)
Foto: Pierre Philippe Marcou / Getty Images

En el verano de 2009 llegó al Celta Miguel Torrecilla como nuevo director deportivo. Eusebio Sacristán estuvo todo el año, después de enderezar el rumbo tras un mal inicio, el equipo destacó en la Copa del Rey, llegando a cuartos de final, y acabó la temporada salvado de forma muy holgada y siendo uno de los mejores equipos de la Liga en la segunda vuelta. Aquel ya era un Celta reconocible, con la cantera por bandera, e interesantes fichajes de jugadores como Bustos, Catalá, o López Garai. 

Temporada 2010-11 (6º / 2ª División)

La llegada de Paco Herrera al banquillo le dio un gran impulso al Celta, que además contrató a Joan Tomás, De Lucas, y David Rodríguez, el primer jugador por el que el Celta pagaba después de las penurias económicas sufridas en los últimos años. Estos tres jugadores permitieron al equipo dar un salto de calidad, y Paco Herrera supo mezclarlos bien con los canteranos y los fichajes nacionales de la temporada anterior. El Celta arrancó fortísimo, y acabó bajando el nivel hasta caer eliminado en la maldita tanda de penaltis de Granada. En todo caso, el proceso ya se había iniciado. 

Temporada 2011-12 ( 2º / 2ª División) 

Paco Herrera tuvo una oportunidad más, y esta vez no falló. El equipo se reforzó con Mario Bermejo, Orellana, Natxo Insa, Oier Sanjurjo y Bellvís, y dio un nuevo salto de calidad. Esta vez el técnico catalán supo reconducir la situación cuando se complicó, apostó por Túñez y Oier como centrales, puso a Bermejo de media punta y a Aspas de delantero centro, y el equipo explotó hasta terminar la temporada con 85 puntos, 83 goles a favor y 26 victorias. Un año completo que acabó con el ascenso directo, con un equipo plagado de canteranos. 

Temporada 2012-13 (17º / 1ª División) 
Foto: Jorge Landín

El regreso a Primera División fue tan duro como se presumía. Paco Herrera inició la temporada en el banquillo, y sería Abel Resino quien la finalizaría. El Celta sufrió mucho, especialmente en la segunda parte de la temporada. A Vigo llegaron aquel año Cabral, Krohn-Dehli o Augusto, entre otros, y el equipo tardó en tomarle el pulso a la competición. Al final llegaría la salvación con una agónica victoria ante el Espanyol en la última jornada, que enviaba a Segunda al Deportivo. 

Temporada 2013-14 (9º / 1ª División) 
Foto: Miguel Riopa // Getty Images

Ese fue el último año de sufrimiento. Luis Enrique tomó las riendas del equipo, y llegaron a Vigo jugadores como Charles, Fontàs, Nolito o Rafinha. El equipo sufrió mucho en la primera vuelta, en la que su lucha era únicamente la permanencia, pero dio un salto en la segunda parte gracias al regreso de Orellana a la titularidad, y a la enorme aportación de Nolito en la recta final de la Liga, que permitió al Celta acabar en novena posición, con una salvación muy holgada. 

Temporada 2014-15 (8º / 1ª División)
Foto: David Ramos // Getty Images

Con la llegada de Berizzo al banquillo celeste, el equipo empezó a flirtear con los puestos europeos. Llegaron a Vigo también Pablo Hernández, Larrivey, Sergi Gómez, Planas o Bongonda, y el equipo dio un salto de calidad, estando en las posiciones altas durante todo el campeonato. Solo una mala racha del equipo en los meses de enero y febrero, le impidió acabar más arriba en la clasificación, siendo finalmente octavo a cuatro puntos de la Europa League. 

Temporada 2015-16 
Foto: Denis Doyle // Getty Images

Esta historia aún no está concluida, pero ya es seguro que el Celta acabará por encima de la octava posición, y logrando el ansiado regreso a Europa. Ahora queda finalizar la temporada de la mejor manera posible e incluso lograr un sueño más grande. El tiempo lo dirá, pero este ha vuelto a mejorar el anterior, algo que sucede por séptima temporada consecutiva. ¿Cuántos equipos pueden presumir de ello? 

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada