Celta 4 - Alavés 0 | El Celta se da un festín para sellar la permanencia


Foto: Octavio Passos / Getty Images

El Celta selló la permanencia matemática con una goleada ante su público, en una inmejorable forma de asegurarse un año más en la máxima categoría. Thiago Galhardo abrió pronto el marcador, y a partir de ahí todo fue fácil para un Celta preciosista con un Aspas inspirado y un Denis Suárez en plan prestidigitador. Al final 4-0 y el Alavés que queda muy tocado para lo que resta de Liga. 

No hubo sorpresas en la alineación de Coudet, con el único cambio de Thiago Galhardo por Santi Mina con respecto al once habitual, y con el regreso al once de Denis Suárez tras ser suplente frente al Granada. El equipo de inicio estuvo formado por Dituro, Kevin, Aidoo, Araújo, Javi Galán, Fran Beltrán, Denis Suárez, Brais Méndez, Cervi, Iago Aspas y Galhardo. 

Tanto Coudet como Brais comentaron en la previa del partido que sabían que el encuentro era una final para el Alavés. Conscientes de esto, el Celta salió desde el minuto 0 con la intención de asestar un golpe a la moral alavesista, y lo encontró a los cinco minutos, tras una maravillosa combinación entre Brais Méndez y Denis Suárez con pase de la muerte de este último a Thiago Galhardo que fusila a Pacheco sin compasión. 

A partir de este gol todo fue más fácil para el Celta. El balón solo tenía un dueño y los jugadores del Alavés se desgastaban persiguiendo sombras a las que nunca llegaban. Aún así, la incertidumbre en el marcador mantenía a los vitorianos en el partido. 

El Celta gozó de varias ocasiones que no supo materializar hasta que a la media hora volvió a aparecer el mago Denis para inventarse una asistencia brutal que Aspas convirtió en gol con un disparo de genio. Decimosexto gol para un Iago al que se le está poniendo cara de Zarra. 

No hubo cambio en el panorama del partido tras el descanso. Dituro apenas trabajaba y era el Celta quien llegaba con mayor contundencia al área de Pacheco. Galhardo pudo marcar el tercero pero prefirió regalar el gol a Aspas, que se escoró demasiado y no pudo superar al meta alavesista. 

En el el 57 llegó el gol de la sentencia, tras una carámbola en el área que acabó con la pelota en el fondo de la portería visitante. Inicialmente se le dio el gol a Cervi, pero fue Ximo Navarrro quien lo introdujo finalmente en su propia portería. 

Pocos minutos después llegó una jugada que podría haber sido clave en otras circunstancias, cuando Aspas corría en solitario hacia Pacheco y fue derribado por un rival, que acabaría siendo expulsado. El propio Aspas botó la falta al borde del área, y tras impactar en la barrera recogió el rebote y anotó de volea el 4-0 que ya sería definitivo. 

Tras este gol Coudet decidió mover el banquillo retirando del terreno de juego a Beltrán, Aspas y Brais Méndez, despedidos con grandes ovaciones, para dar entrada a Tapia, Solari y Orbelín Pineda. Tres minutos más tarde fue Denis el que saldría bajo una atronadora ovación, entrando en su lugar Gabri Veiga, y dos minutos después fue Cervi el que dejó su lugar a Nolito. 

Con los cambios el ritmo de juego del Celta bajó bastante, y aún así gozó de alguna ocasión, la más clara en las botas de Kevin, que a punto estuvo de estrenarse como goleador en su cincuentenario con la camiseta del Celta. No pudo ser. El marcador no se movió, pero era más que suficiente para asegurarse matemáticamente la continuidad en Primera División un año más. Ya son once. Se dice pronto. 

0 comentarios:

Publicar un comentario