Santi Mina solo necesitó ocho minutos


Foto: Alba Villar/Faro de Vigo
Santi Mina fue una de las mejores noticias del Celta el pasado sábado. El vigués regresa a Vigo con la difícil papeleta de hacer olvidar los goles de Maxi Gómez. El cambio realizado con el Valencia, que recibió al uruguayo a cambio del canterano celeste, obliga aún más a esta comparación, aún estando claro que se trata de jugadores con un perfil diferente, a los que no se debe medir únicamente por su capacidad goleadora. 

Y lo cierto es que su regreso no ha podido ser más prometedor. Santi Mina tardó ocho minutos en marcar su primer gol con la zamarra celeste, y lo hizo en el primer balón que tocaba tras dejar el club hace cuatro años. Más allá del gol, su entendimiento con Aspas fue muy bueno, y augura una gran pareja para muchos años en casa Celta. 

La apuesta del Celta por Santi Mina ha sido clara desde el principio del verano, renunciando incluso a mejores ofertas en lo económico para hacerse con la que fue perla de la cantera hace unos años. Mina rompió todos los registros goleadores cuando era juvenil, y es evidente que tiene un don para el gol. En Vigo lo demostró antes de marcharse marcando cuatro goles al Rayo Vallecano en una noche inolvidable para el celtismo y para él en particular. Ahora debe cubrir el hueco de un gran goleador, y lo que vimos en el primer amistoso promete. 

0 comentarios:

Publicar un comentario