Kevin, premio a la fidelidad y la perseverancia


Foto: Cartagena
Pocos futbolistas representan el espíritu de la cantera celeste como Kevin. El de Nigrán ha formado parte del filial céltico durante las últimas nueva temporadas, y de forma regular y estable desde hace seis cursos, y ahora, tras más de 200 partidos con la camiseta del Celta B, le llega la más que merecida oportunidad de subir a la primera plantilla. 

Kevin era una promesa cuando en el año 2011, hace ahora siete temporadas, realizó la pretemporada con el primer equipo. Entonces se hablaba del nuevo Hugo Mallo. Paco Herrera confiaba mucho en él, y Carlos Mouriño llegó a decir en una rueda de prensa que no se fichaban laterales para el primer equipo porque sería cerrarle las puertas a jugadores como él. 

Tres días después llegaba a Vigo Victor Díaz, para jugar en el filial, y aquella temporada Kevin no solo no tuvo oportunidades en el primer equipo, para el que se fichó a Oier Sanjurjo, sino que tan solo pudo disputar un partido con el Celta B. A partir de ahí su estrella se apagó durante un tiempo y parecía que su tren se había ido. 

Su nombre dejó de sonar en las quinielas de canteranos con mayor futuro del Celta, y ya no se le veía en las pretemporadas con el primer equipo, pero él seguía sumando experiencias y minutos en el filial. Las lesiones no le ayudaron mucho en sus primeros años como profesional, pero ha ido mejorando en ese aspecto, se ha afianzado y convertido en el capitán de los dos últimos equipos que han llegado a disputar la promoción de ascenso a Segunda División. 

De Kevin decían en su etapa en la cantera que era el mejor lateral derecho que había pasado por el Celta, y ahora tiene una buena oportunidad de demostrarlo. Realizará la pretemporada con el primer equipo, y tendrá ficha profesional. Tendrá que pelear con Hugo Mallo por un p puesto, lo que nunca es sencillo, pero si de algo sabe Kevin es de luchar y combatir dificultades. Lo ha hecho siempre y aquí está.

0 comentarios:

Publicar un comentario