Drazic se agarra a su última oportunidad


Foto: Cristina Graña/Faro de Vigo
Uno de los movimientos más sorprendentes del Celta en este mercado de fichajes fue el de “ceder” a Dejan Drazic al Celta B. El atacante serbio, fichado hace dos veranos a cambio de 1 millón de euros, no ha podido triunfar en el equipo celeste en su primera temporada en Vigo, y tampoco lo hizo el año pasado cuando jugó cedido en el Real Valladolid de Paco Herrera. 

El entrenador catalán llegó a pedir públicamente que el futbolista saliese en el mercado de invierno para que el equipo se pudiese reforzar con un jugador con el que contase. No pudo ser y el balcánico siguió en Pucela hasta el final de la temporada sin contar apenas para el ex técnico del Celta. 

De regreso a Vigo la situación no era muy halagüeña. El futbolista permaneció ajeno a todos los rumores durante el verano, siendo muy activo en las redes sociales donde compartía con sus seguidores sus entretenidas vacaciones. El Celta le propuso bajar al filial, algo que ya intentó en el pasado con otros futbolistas sin éxito. Pero Drazic aceptó, en algo que puede ser una demostración de compromiso con la entidad, o falta de amor propio, según se mire. 

Pero el caso es que está en el filial, y desde luego el cambio no le ha sentado mal. Lejos de hundirse, Drazic parece dispuesto a aprovechar el paso atrás para tomar impulso. En los amistosos de verano dejó buenas sensaciones, y el pasado domingo abrió el marcador en la victoria ante el Pontevedra nada más comenzar el partido. Un tanto que festejó con algarabía, y que supone el primero en competición liguera desde su llegada a España. 

Drazic es un futbolista de talento al que le falta continuidad durante los partidos, donde se muestra irregular con un rendimiento en ocasiones deslabazado. Comentaba Rubén Albés, el técnico del Celta B, que Drazic debería marcar diferencias en la categoría, y lo cierto es que su obligación es hacerlo si quiere tener más oportunidades en una gran liga europea como la nuestra. De momento ha empezado bien, lo que seguramente redundará positivamente en su confianza. De él depende. No nos debemos engañar, lo tiene muy complicado para volver a estar en el primer equipo, pero lo que está en juego va más allá de eso, se está jugando su carrera. 

0 comentarios:

Publicar un comentario