Que no se hable de lo importante


Foto: Ricardo Grobas/Faro de Vigo
Es todo un clásico cuando las cosas no van bien en lo deportivo, y en A Coruña están a punto de conseguirlo. Desde ayer han centrado buena parte del debate en el gesto de Iago Aspas. Da igual que antes Lucas Pérez hiciese algo parecido, o que Riki hace unos años lo acompañase con un recordatorio para las madres de los celtistas presentes en Riazor. Aquello estaba justificado. Lo de Aspas ofende. 

Así son las cosas. En la ciudad herculina, la segunda en población de Galicia, solo se habla de Aspas, del lógico odio hacia su persona, se incita a la violencia, y todas esas cosas que tantas veces hemos visto desde allí. En Vigo hablamos de fútbol, de la victoria del Celta, de los internacionales celestes que jugarán los próximos días con sus selecciones y de la inminente participación del Celta en los cuartos de la Europa League. 

Y también del golazo de Aspas, de la asistencia de Beauvue, y de la escasa capacidad de reacción mostrada por el equipo de Pepe Mel, que en la previa aseguró que sabía como ganar a los discípulos de Bielsa porque ya lo había hecho con anterioridad. Tendrá tiempo para demostrarlo el año que viene, si no se le tuercen mucho las cosas. Veremos entonces qué pasa. Por este año todo está dicho. El fútbol no vive de historia, ni tan siquiera de lo que pasó ayer. Ganó el Celta porque acertó. Y esa es una condición que el mundo del fútbol reconoce.

Pero el Celta no lo hizo siendo rácano o esperando atrás a que un defensa del Deportivo diese una patada al aire para plantarse solo ante el portero. No, fue a buscar el partido, dominó, no rehuyó la posesión, y combinó con efectividad en la zona de los goles. Y así llegó el tanto de Aspas. La celebración del moañés es una parte ínfima de todo lo que se puede hablar, de todo lo sucedido en Riazor. Incluso no se debe contar que hubo cánticos sobre la silla de ruedas de Alvelo, y seguramente también sobre el puñal que mató a Quinocho. Eso no ofende, supongo. Lo que realmente ofende es recoger el balón del fondo de tu portería. 

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada