El fichaje de Invierno


Foto: Miguel Riopa/Getty Images
El partido de anoche nos dejó un gran sabor de boca, primero por el gol postrero, que daba un triunfo justo a los de Berizzo, y después por el autor del gol: Claudio Beauvue. El delantero de la eterna sonrisa daba la razón a su entrenador, el preparador argentino Eduardo Berizzo, que siempre defendió su talento y su gran capacidad para recuperarse de una lesión muy complicada. 

Beauvue no tuvo muchos minutos, ya que su entrada al terreno de juego se produjo cuando las manecillas del reloj enfilaban el minuto 80, pero desde su salida apuntó maneras. Primero peleando por un balón largo, que controló a la perfección, aunque falló en el posterior control, y después con varias acciones en las que se mostró muy activo e incisivo por la banda izquierda, incluyendo un centro que llevaba cierto peligro aunque no pudo conectar con ninguno de sus compañeros. 

Beauvue partió en teoría desde la banda derecha, aunque con mucha libertad para irse al medio. En ese sentido puede formar un gran tándem con Iago Aspas si ambos se entienden en el campo, aunque es fuera del terreno de juego donde resulta más sencillo entenderse con él. Por eso, al final del encuentro, fue a abrazarse a Berizzo, que le ha cuidado y mimado durante el último mes, y que le dio la oportunidad, a pesar de no jugar casi nada después de su lesión, en un escenario complejo en el momento más complicado. 

Y además porque el preparador argentino quería un extremo derecho experimentado y de rendimiento inmediato, y el Doctor Cota le regaló uno llamado Beauvue. Será el fichajes del invierno.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada