El cambio radical de Sergio Álvarez


Foto: Ricardo Grobas/Faro de Vigo
Cuando Sergio Álvarez se fue de vacaciones de navidad las cosas eran muy distintas a como son ahora. Por entonces, el meta de Catoira estaba completando una temporada discreta, en la que había perdido la titularidad en favor de Rubén Blanco, el meta joven por el que apuesta el club desde hace años. 

Pero algo pasó en esas navidades. Lesiones de Rubén al margen, el rendimiento de Sergio ha dado un vuelco espectacular, que le habrían llevado a la titularidad aunque su rival en la portería no hubiese tenido que parar por una lesión. El meta de Catoira ha dado un giro de 180 grados a su juego, convertido ya en uno de los mejores metas de la categoría y dando un salto de calidad en varios aspectos claves para el juego de un portero. 

Ayer volvió a demostrarlo en Riazor, con una exhibición que le llevó a detener el balón más importante del partido, tras una pérdida de Roncaglia nada más arrancar la segunda mitad. Aquel gol podría haber cambiado el encuentro, y sin embargo todo siguió igual hasta que el Celta se puso por delante unos minutos después. 

Pero más allá de esa acción, muy vistosa y decisiva, el papel de Sergio en el juego aéreo fue increíble. Y es especialmente meritorio ya que este es uno de los puntos débiles del canterano, aunque no lo parezca viendo su partido. Su mejoría en este aspecto es indiscutible. La confianza lo es todo, y Sergio, con confianza, puede ser un guardameta ideal para el Celta. 

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada