Real Madrid 1 - Celta 2 [El Celta asalta el Bernabéu]


Foto: Denis Doyle/Getty Images
El Celta ha logrado una victoria importantísima en el partido de ida de los cuartos de final de la Copa del Rey en el Estadio Santiago Bernabéu. Todo un logro que servirá para que los celestes jueguen la vuelta en Balaídos con ventaja en el marcador y el apoyo de la afición para dar la campanada ante un equipo que se mantuvo invicto durante 40 partidos. Aspas y Jonny pusieron los goles en la segunda parte. 

Berizzo lo avisó en la previa. Este equipo no le tiene miedo a ningún rival, y para ello puso en liza a los mejores jugadores que tiene el equipo, con Aspas en punta de ataque, escoltado por Bongonda y Wass en las alas, y un centro del campo muy poblado con Marcelo Díaz, Radoja y Pablo Hernández. 

Esa fue la tónica en los primeros minutos, con mucho centrocampismo. El Madrid era incapaz de generar fútbol ante la presión céltica, que buscaba la espalda de la zaga con la velocidad de Bongonda y el inmenso talento de un Iago Aspas estelar. Pese a todo, es difícil contener al Real Madrid, especialmente cuando adquiere velocidad, y en cada llegada al área céltica había cierto peligro. 

A los 12 minutos llegó una gran ocasión para el Celta, cuando Aspas entró en el área, escorado a la izquierda, y su centro chut no fue a portería ni pudo llegar Wass para rematarlo. Era un aviso de lo que podía hacer el Celta si el Madrid concedía espacios a sus espaldas. 

En el ecuador de la primera mitad mejoró el Madrid. Supo sacarse en cierto modo la presión céltica sacando el balón con sus centrales y llegando por las bandas, pero lo cierto es que no generó ninguna ocasión verdaderamente clara. Ronaldo no tenía su noche y sus acompañantes no acertaban en la definición. 

El Celta seguía haciendo su partido, y asustaba por medio de Wass a balón parado. También a la media hora llegó el Celta al área rival, con varios jugadores, acabando la jugada con un remate de Marcelo Díaz que no sorprendió a Kiko Casilla. A renglón seguido fue Kroos el que puso a prueba a Sergio. El partido empezaba a soltarse. 

Tras varias acciones de peligro en ambas porterías se llegó al descanso, y tras la pausa salió mejor el Madrid, aunque el arreón no le dio rédito al conjunto blanco. A los 10 minutos perdonó Ronaldo tras un centro de Kroos, y unos minutos después fue Morata, que había entrada por el lesionado Asensio. Eran minutos en los que el Celta apretaba los dientes para aguantar vivo. 

Y en ese momento apareció la conexión Bongonda-Aspas para dar un vuelco al partido. El belga corrió por la banda, puso un centro que despejó Marcelo, y el rechazo lo aprovechó Aspas, con una calma impresionante, para poner el 0-1. El partido definitivamente se había abierto, y podía pasar cualquier cosa de ahí al final. 

Zidane llamó a la caballería. Metió en el terreno de juego a Benzema y lanzó a su equipo a por el empate, y lo lograría cinco minutos después, en una acción similar al gol del Celta, aunque más afortunado ya que el remate de Marcelo toca en un  jugador celeste y engaña a Sergio. 

El empate del Madrid, con el Bernabéu empujando mucho, avecinaba un final de partido complicado, pero entonces apareció Jonny, un minuto después del gol madridista, para robar un balón en el centro del campo, cederla a Aspas y que este le enviase un pase profundo que el de Matamá aprovechó para anotar el 1-2. 

El Celta había hecho lo más complicado, pero quedaba aguantar el resultado. Berizzo hizo varios cambios. Primero retiró del terreno de juego a Aspas para dar entrada a Sergi Gómez, y posteriormente sacó a los dos extremos, Bongonda y Wass, poniendo en su lugar a Sisto y Guidetti. El gran mérito del equipo celeste fue mantener a raya a su rival, que solo tuvo una clara ocasión, en las botas de Benzema. 

Los de Berizzo terminaron incluso dominando el encuentro, y jugando todo el descuento en campo contrario. Otro ejemplo más de superación de un equipo que ha superado una barrera inexplorada para Berizzo, que ya sabe lo que es derrotar al Real Madrid. 

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada