Premio a la insistencia de Hugo Mallo


Foto: Alba Villar/Faro de Vigo
La insistencia del Celta en los minutos finales, buscando un resquicio porque el que poder superar a la zaga rival, tuvo un gran protagonista en la figura de Hugo Mallo. El capitán céltico, lateral derecho de oficio, protagonizó las acciones más peligrosas en la recta final del partido, demostrando el carácter ganador que tiene, incluso por encima de la posición que ocupa en el terreno de juego. 

Hemos visto este año que el de Marín ha dado un gran paso adelante. Ya no es aquel lateral que se conformaba con cerrar bien su banda e incorporarse de vez en cuando al ataque. Ahora su presencia ofensiva se ha incrementado de manera notable, algo que refrendan sus números. El canterano ha anotado 2 goles esta temporada, una faceta totalmente desconocida para él, y que ha rubricado con un tanto  bellísimo en el pasado derbi ante el Deportivo. 

Esta tarde fue clave en la recta final. Primero metiendo el susto en el cuerpo a los vitorianos con un centro chut que se envenenó de tal manera que Pacheco acabó haciendo la estatua, salvado por la cruceta. El remate parecía un centro inicialmente, pero se fue cerrando de forma peligrosa. Fue el primer aviso, pero Mallo no estaba dispuesto a rendirse, por eso en el minuto 89 se volvió a ofrecer por su banda, consciente de que la superioridad numérica de su equipo le concedía cierta libertad, para ofrecer un gran pase que Nemanja Radoja transformó en el gol de la victoria. 

Ese es el capitán. Un futbolista todo carácter, que crece en cada partido, y que se ha convertido en todo un referente para el vestuario céltico. La prueba es que tras el gol, mientras Fontàs y Radoja se dirigían a celebrarlo con los suplentes, otro grupo de jugadores se habían ido a abrazar a Hugo Mallo, artífice de una victoria en la que nunca dejó de creer. Jugadores así son los que hacen falta en un vestuario predispuesto a la épica. 

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada