No diga gol, diga Balaídos


Foto: LFP
El estilo de juego del Celta se puede odiar o se puede amar, pero no se puede obviar. La apuesta de Berizzo por el juego de ataque, su obsesión por los fichajes ofensivos, y el riesgo que corre en defensa, convierten al Celta en uno de los equipos que son garantía de gol cuando un aficionado imparcial se pone delante de la tele a ver un partido. 

De hecho, hay un dato muy significativo que refrenda este hecho. Lo recordaba el estadístico Pedro Martín, periodista de la cadena COPE en su cuenta de Twitter. Tras el gol en propia meta de Daniel Wass, el estadio vigués se convertía en el que más goles ha visto esta temporada de toda la Liga: Un total de 34, uno más que el Santiago Bernabéu, en el que se han marcado 33. 

Es un hecho que deja a las claras cual es la filosofía del Celta. Un equipo que encaja goles con facilidad, solo los tres equipos en descenso le superan en este aspecto, pero que tiene una gran facilidad para anotarlo. El datos es que solo los equipos de Champions han visto más veces portería que el Celta. El potencial ofensivo es tremendo, y las debilidades defensivas, muchas veces provocadas por la búsqueda constante de la portería contraria, le convierte en un equipo con mucha facilidad para encajar goles. Mientras tanto, Balaídos disfruta del sabor del gol, aunque a veces tenga un regusto amargo. 

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada