Ese equipo del que usted me habla


Foto: Javier Gandul
Los aficionados del Celta vivimos normalmente en una burbuja celeste en la que nos sentimos felices, lejos de los focos, pero seguros de nuestra identidad. La llegada de internet ha traído la democracia informativa. Cada equipo de Primera y Segunda División tiene medios que lo siguen y dan cuenta de forma inmediata de todo lo que sucede en torno a ellos. 

Un aficionado del Celta, si sabe visitar los sitios adecuados, puede nutrirse de información constante de su equipo, sin verse intoxicado por las informaciones de otros equipos. Hace 20 años eso era imposible, aunque los periódicos locales y las radios eran las grandes aliadas para seguir la actualidad del club. 

Hoy todo está globalizado, así que muchos vivimos en nuestra burbuja celeste, ajenos a lo que sucede fuera. Hasta que un día nos cruzamos con alguno de los grandes, y entonces regresamos a aquella realidad de hace 20 años, en la que nos sentíamos ignorados y ninguneados. 

Y eso que BeIN Sports no se caracteriza por su bipolaridad, pero en los partidos de Madrid y Barcelona es inevitable. El miércoles, durante la retransmisión del partido, Jorge Valdano ejerció de comentarista. El argentino no es, evidentemente imparcial. Ha sido jugador, entrenador y Director general del equipo blanco. Para situarnos, es como si en el partido de vuelta, los comentaristas fuesen Gustavo López, Paco Herrera y Antonio Chaves. 

Y lo hacen con toda la naturalidad del mundo. Como si tal cosa. Evidentemente, la narración y los comentarios se hacen desde el punto de vista del Real Madrid. Valadano, que siempre ha sido muy respetuoso con el Celta, se cansó de vanagloriar a los futbolistas del Real Madrid, comparó el gol de Aspas, con pausa y colocación, al zambombanzo afortunado de Marcelo, y dijo del segundo gol céltico que había sido un “contragolpe sin ninguna sofisticación”. Y se quedó tan ancho. 

Lo de la retransmisión no fue lo peor, de hecho, insistimos, BeIN trata de huir del bipartidismo, y lo logra en muchas ocasiones, aunque es lógico que Madrid y Barcelona generen más tráfico informativo que otros. Lo peor son los informativos de las televisiones generalistas. Allí el Celta era, literalmente, el otro equipo. Casi a la altura de las crónicas de la Champions ante un equipo polaco. 

Ayer no ganó el Celta, perdió el Madrid. No marcó Aspas, falló Marcelo en el despeje. No marcó el Madrid con un rebote, fue un disparo lleno de fe de Marcelo, y tampoco tuvo mérito el pase y la definición de Jonny, fue un fallo de los zagueros y del portero. Todo sucedió porque el Madrid falló, y lo hizo sin intervención alguna del Celta. Simplemente estaba por allí, y tuvo la suerte de pillar al Madrid en un momento malo. 

Muchos periodistas de medios nacionales emulan a Rajoy cuando habla de Bárcenas y de la corrupción en general: “Ese equipo del que usted me habla”. Se llama Celta, señores, y le ha mojado la oreja al Madrid en el Bernabéu. ¿Cuándo fue la última vez que un equipo que no fuese Barcelona o Atlético de Madrid lo habían hecho?. 

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada