Utopía: El regreso de Nolito


Foto: Óscar Vázquez/La Voz de Galicia
El pasado viernes publicaba el diario Marca una entrevista con Nolito, en la que el jugador andaluz aseguraba que le gustaría volver al Celta, un equipo al que echaba mucho de menos, tanto la institución como la ciudad que le cobija. El delantero vivió tres años muy buenos en la ciudad olívica, que además sirvió para resucitarle futbolísticamente después de una etapa con dudas en el Benfica, y medio año en el Granada que no había servido para redimirle. 

La idea que había de Nolito en el fútbol español era la de un jugador protegido por la prensa, por el hecho de pertenecer a la cantera de uno de los dos grandes, y que, como tantos otros, había fracasado en el intento de mantenerse en la élite del fútbol. Muchos aficionados celestes también lo pensaron. 

Nolito no tardaría en demostrar que estaban equivocados todos los que pusieron en duda su valía. Su primera temporada fue espectacular, lo que provocó que varios equipos se interesasen en él, e incluso el Everton estuviese dispuesto a pagar su cláusula de rescisión, por entonces de 10 millones, para llevarse a una de las sensaciones de aquel Celta. 

El futbolista renovó, y se acabaría yendo al Manchester City por 18 millones dos años más tarde, después de coronar dos temporadas gloriosas que le llevaron a ser internacional absoluto. Nolito viajó a Vigo para situarse en el mapa del fútbol mundial. Y eso nunca lo olvidará. En la ciudad vivió además muy buenos momentos a nivel personal, nacieron sus mellizas e hizo amigos que todavía mantiene. La ciudad le adora y él a la ciudad. 

Sus declaraciones son sinceras, porque además llegan sin preguntarle por el Celta. Cuando un medio nacional entrevista a un jugador como Nolito, lo que menos suele interesar es su estancia en el Celta. Se valoran otras circunstancias por encima de su paso por Vigo, por más que sea clave para entender la situación que atraviesa en la actualidad. 

Él, que lo ha vivido, sabe distinguir entre lo importante y lo accesorio. Vigo es muy importante para él, y sabemos que es sincero cuando dice que quiere regresar, aunque seguramente sepa también lo utópico que esta frase puede llegar a ser. De todos modos, nunca se sabe, yo hubiera dicho que el regreso de Aspas era tan utópico como lo es ahora el de Nolito. 

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada