Todo se resume en Iago Aspas


Foto: Miguel Riopa/Getty Images
Iago Aspas es el termostato del Celta. Su ascendente es tan relevante que sus acciones marcan el destino del equipo. Y el partido de ayer fue un ejemplo más. Arrancó como una moto, dominando al Standard con un Aspas muy móvil, apareciendo constantemente en cualquier zona del campo, y anotando un golazo a los 7 minutos de juego que llevaba la tranquilidad a la grada de Balaídos. 

El gran mérito del Standard fue separar a Aspas de su portería. El atacante partía hoy por la banda derecha, y hubo momentos del partido, especialmente en la segunda mitad, en los que estuvo más pendiente de defender que de atacar, y sobre todo demasiado lejos de la portería rival. Aspas tenía que recorrer muchos metros para llegar al área del Standard, con lo que el desgaste físico fue brutal. 

Además se cargó muy pronto con una amarilla, tras una acción en un salto con Fiore, y acabó desquiciado, siendo expulsado en los instantes finales del choque. Una acción que cerró la contienda y dejó claro que el Celta tendrá que ir a Atenas, sin su máxima estrella y referente, a concretar un milagro que ahora parece complicado. 

Sin Aspas, el Celta pierde a un referente, no solo por lo que aporta futbolísticamente, ayer marcó su gol 76 con la camiseta del Celta, octavo del presente curso, sino por todos los intangibles que le convierten en el líder espiritual de este equipo. 

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada