Inglaterra capital, Moaña.


En un escenario inmejorable, el londinense Wembley, Iago Aspas cumplió uno de sus sueños y debutó con la roja en el amistoso disputado esta noche frente a Inglaterra convirtiéndose así en el segundo jugador que se estrena bajo el mandato de Julen Lopetegui.

España no le cogió el punto a partido en ningún momento y fue superado por una Inglaterra que presionó y contragolpeó muy bien descolocando a una defensa de española de circunstancias por la bajas.

Con 1-0 nos fuimos al descanso (Lallana de penalti) y con el pitido inicia de la segunda parte Iago Aspas saltó al campo para revolucionar el ataque de España. Partía de banda derecha donde lo sitía Berizzo cuando apuesta con Guidetti como 9 de referencia aunque con libertad para aparecer por posiciones más centradas. Iago hizo perfectamente su labor, empezó a encarar, a combinar con sus compañeros y España empezó a dar atisbos de recuperación, aunque en un contralgolpe un nuevo error defensivo de la roja personificado en Íñigo Martínez le dejó franco el 2-0 a Vardy.

Aspas siguió a lo suyo, encontrado bien a Morata por dentro, recibiendo amarilla por protestar y creando peligro desde su puesto de falso extremo derecho hasta que llegó el minuto 89,  destapó el tarro de las esencias y en una magnifica jugada personal por banda alojó el balón en la escuadra derecha de la meta inglesa y en la boca de todos los medios ingleses que estuvieron mofándose de su convocatoria toda la semana.

Para rematar la reacción comandada por Aspas, Isco ponía el empate en el 95 y silenciaba el teatro londinense que ya se relamía ante una victoria frente a los de Lopetegui. A España, como al Celta en ocasiones, no le hace falta ni jugar bien para sacar los partido, solo le hace falta al genio de Moaña.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada