Guidetti la lía en el Amsterdam Arena


John Guidetti jamás pasa desapercibido. Es un futbolista especial, y vive el fútbol de una forma diferente a la mayoría de los jugadores que pueblan este deporte profesionalizado hasta el extremo. El ariete nórdico no olvida su paso por el Feyenoord de Rotterdam, ni la rivalidad con el Ajax, y los aficionados del equipo holandés tampoco se olvidaron. 

Esta noche se escenificó el desencuentro entre ambas partes. Cuando salió a calentar recibió una riada de insultos difícil de digerir, y lejos de apaciguar el ambiente, echó gasolina al fuego aplaudiendo a la zona en la que se encuentran los aficionados más violentos del Ajax.

El Celta caía derrotado con claridad, pero eso no fue óbice para que cuando anotó el 3-1 a los dos minutos de saltar al terreno de juego, se llevase las manos a las orejas gritando con rabia el nombre de su ex equipo: “Feyenoord”. Tuvo que llegar el capitán, Hugo Mallo, para hacerle desistir del gesto, aunque no evitó su creciente enfado, que le acabó costando una amarilla por derribar a un jugador del Ajax cuando el balón no estaba en juego. Pudo ser aún peor.  Tras el pitido final se despidió recordando los 3 goles que marcó en aquel partido del año 2012. 

Pero lo que es evidente, al margen del divorcio de Guidetti con la hinchada del Ajax, es que junto con Aspas, supo darle al partido un golpe de timón que casi voltea el resultado en apenas un cuarto de hora. Estaba muy bien colocado cuando Bongonda se plantó solo ante Onana en el último minuto, pero el belga no lo vio. Al término del partido, el propio Guidetti lamentaba esa acción: “Estoy solo en ese momento, pero Théo no me ve. El partido está terminado y necesitamos concentrarnos en el Valencia”, afirmó un Guidetti totalmente destrozado tras la derrota en el Amsterdam Arena. 

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada