Un Celta con acento catalán


Foto: Miguel Riopa/Getty Images
Uno de los grandes sueños de Carlos Mouriño es el galleguizar el Celta. Siempre ha teorizado sobre esta posibilidad, aunque la realidad es que solo se ha llevado a la práctica cuando no ha habido más remedio. En las épocas duras en lo económico y deportivo de Segunda División, fue cuando más gallegos coincidieron en el equipo, muchos de ellos canteranos. 

Pero el equipo fue mejorando en todos los aspectos, y el flujo de gallegos cesó. Ahora apenas quedan cuatro o cinco canteranos, más Álvaro Lemos. El santiagués llegó este verano procedente del Lugo, aunque es de la cantera del eterno rival. De hecho ayer, la identidad estaba en juego, con un canterano del Celta y otro del Deportivo, para un total de dos futbolistas gallegos. 

La casualidad quiso además que hasta cuatro jugadores catalanes formasen en el once inicial: Sergi Gómez, Fontàs, Planas y Señé. Andreu Fontàs tuvo el honor de ser el capitán del equipo que volvió a salir por Tribuna después de tres décadas, y anotó el gol que abría el marcador, así que ayer el Celta habló catalán. 

Los gallegos siguen siendo mayoría en la plantilla céltica, pero la coincidencia hizo que ayer tan solo jugasen dos de ellos. Recordemos que obligatoriamente el Celta siempre tiene que jugar uno ya que los porteros de la primera plantilla son gallegos, y el suplente, Iván Villar, jugador del filial, también lo es. Tendrían que estar lesionados estos tres para que jugase Néstor, otro catalán. 

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada