Posesión baja no equivale a fracaso


Foto: Octavio Passos/Atlántico Diario
Hay muchas maneras de intentar ganar al Barcelona, y todas son lícitas. O como dijo Ernesto Valverde tras la derrota de su equipo contra el cuadro de Luis Enrique: “Nosotros elegimos como queremos que nos gane el Barcelona”, dijo el técnico del Athletic  cuando le preguntaron por el planteamiento de su partido ante el cuadro azulgrana en el partido disputado recientemente en San Mamés. 

También el Celta lo eligió, aunque en este caso ganó, y con una cifra extrañamente baja de la posesión. El Celta se quedó en el 35%, tal y como recuerda el diario Atlántico este martes. Una cifra extrañamente baja para un equipo que suele tener niveles de posesión muy altos. Esta temporada ganó la posesión a todos los equipos salvo a Madrid, donde se quedó con un 46% y el Barcelona. 

En el resto de los encuentros siempre fue el que más balón tuvo durante el encuentro, desde el 57% de Cornellá, hasta el 68% del partido ante el Sporting. Abrumador dominio en todos los partidos, aunque no siempre trasladado al marcador. De hecho, la posesión es una referencia, que seguramente debería encontrar el matiz del lugar en el que se tiene la posesión. De nada sirve tener el balón en campo propio, pero es muy importante contar con ratios de posesión elevados en campo contrario. 

El partido del domingo también está marcado por la goleada de la primera mitad, que convirtió la segunda en un partido a la desesperada para el Barcelona, con un Celta más metido atrás. Seguramente el dato de la primera parte no sería tan favorable al Barcelona, ya que el Celta presionó y robó muchos balones. La diferencia de tres goles obligó al Barcelona a ser más agresivo, y al Celta a contemporizar más. Con la presencia de Iniesta, el centro del campo fue azulgrana, y eso también desniveló la balanza. Pero los puntos, como el año pasado, se quedaron en Vigo. 

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada