La revancha de la plantilla de Segunda División


Foto: Ricardo Grobas/Faro de Vigo
Cuando Borja Fernández marcó sobre la bocina un gol que le daba el ascenso al Deportivo, muchos aficionados celestes prometieron venganza. También lo prometieron los futbolistas del equipo, pero cinco temporadas después muchos de ellos ya son historia en el Celta, y ahora defienden otros colores. 

Pero no todos. Algunos se quedaron, o se fueron y volvieron. Cuatro de ellos estaban ayer sobre el césped de Balaídos. Sergio, que fue suplente aquel día, y los tres jugadores de campo: Hugo Mallo, Iago Aspas y Orellana. Todos ellos fueron titulares aquel domingo de abril de 2012, y más de cuatro años después volvieron a repetir. 

Y no solo eso, sino que fueron ellos los que marcaron los cuatro goles con los que el Celta goleó y golpéo a su eterno vial. Iago Aspas lo hizo en dos ocasiones, Hugo Mallo abrió el marcador y Orellana marcó el 3-1. No solo se tomaron la revancha por aquel partido, sino por otros. Iago Aspas tenía aún en su retina el derbi en el que agredió a Marchena, y Hugo Mallo aquel mismo derbi que presenció desde la grada. A Orellana las cuentas pendientes le venían del partido de la primera vuelta, aún en Segunda, cuando logró el empate y unos minutos después perdió un balón en el centro del campo que acabaría en el gol de Lassad. 

Todos ellos se despacharon a gusto este domingo. Se quitaron de encima un importante peso y demostraron que aquel equipo que logró el ascenso con una cifra increíble de puntos para un equipo que quedó en Segunda posición, tenía mucho futuro por delante. Y lo mejor de todo es que sigue teniéndolo cinco temporadas más tarde. 

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada