La isla maldita


Foto: Desiree Martín/Getty Images
Cuatro victorias en treinta visitas. Ese es el exiguo dato del Celta en sus visitas a la isla de Gran Canaria, donde no gana desde el año 2001. Los datos son horribles, y se han visto ampliados desde la construcción del Estadio de Gran Canario, un territorio que el Celta aún tiene pendiente de conquistar. 

El Celta ha visitado en siete ocasiones este estadio, con un balance de 5 derrotas y 2 empates. Incluso cayó derrotado en la Copa del Rey, siendo un equipo de Primera División, ante un Las Palmas, que entonces militaba en la categoría de plata. 

Para encontrar la última victoria en Las Palmas tenemos que remontarnos al 26 de mayo de 2001, cuando el equipo entrenado por Víctor Fernández se llevó los tres puntos gracias a un tanto en propia meta del zaguero canario Álvaro. En aquel Las Palmas, que entrenaba Sergio Krésic, jugaban, entre otros, Guayre y Jorge Larena, que fue suplente, pero entró en la segunda mitad en lugar de Samways. 

El Celta formó con Cavallero, Velasco, Berizzo, Cáceres, Juanfran, Gustavo López, Mostovoi, Giovanella, Jayo, Edú y Catanha. En la segunda mitad entraron Doriva, Jeslui y Goran Djorovic. 

Las otras victorias se dieron en la Temporada 1957-58 (1-6), Temporada 1970-71 (1-2), y Temporada 1991-92 (1-2). El resto de los partidos se saldaron con empate o victoria local. Sin ir más lejos, el año pasado se produjo una derrota un tanto extraña, ya que el Celta se adelantó en el marcador por medio de Bongonda, y fue mejor, pero el conjunto canario sacó partido a sus ocasiones, y se aprovechó de la expulsión de Fabián Orellana. 

Una isla, la de Gran Canaria, totalmente maldita para un Celta que tampoco suele tener suerte con las actuaciones arbitrales. El partido al que hacemos referencia anteriormente, disputado el año pasado, fue muy polémico por la actuación del trencilla, una situación que se ha repetido en los últimos años, especialmente en la Temporada del ascenso, en el que el Celta cayó claramente derrota, por un 3-1 injusto por los méritos de unos y otros. 

Esperemos que este domingo se rompa el maleficio, y el Celta consiga su primera victoria en un estadio que tras la remodelación ha quedado muy bonito. 

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada