La fe de Pablo Hernández


Foto: Octavio Passos/Getty Images
Pablo Hernández volvió a ser otro de los protagonistas en el bando celeste. El de Tucumán atraviesa un momento de forma increíble, y ayer,a demás de realizar otro gran partido, encontró el gol en un arrebato de fe provocando el error de Ter Stegen. Al término del partido explicó que “el desgaste fue máximo. Los dolores vienen por algo. Lo más importante es que hemos logrado una victoria valiosísima”, argumentó. 

El internacional chileno explicó como fue la acción del cuarto gol: “Si no buscas, es difícil que pasen las cosas. Sabíamos que presionando podíamos robar el balón y salir a la contra. En ese momento me quedo para presionar al portero, que no pudiese jugar con mi marca, que era lo que trataba de evitar. Justo le encontré al balón y metí el frentazo para intentar meterlo”. 

Dicho y hecho. El Celta lograba el cuarto gol gracias a la fe del Tucu, que supo dirigir el balón hacia la portería a pesar de la dificultad que presentaba. Es lógico pensar que ha habido algo de fortuna en la acción, pero tampoco deberíamos obviar el mérito que tiene el futbolista celeste, por fe, y por intentar poner la cabeza de modo que el balón acabe en la portería. Su fe valió tres puntos. 

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada