La dictadura de los resultados


Foto: LFP
Suele decirse que el análisis de una temporada depende del último partido, pero puede cambiar en el siguiente. Y no es un tópico, se hace así. Este problema lo sufren en sus carnes especialmente los profesionales de este juego, que pasan de ser héroes a mojón -Nolito dixit- con gran facilidad. Y no es agradable. 

A eso se refirió ayer Berizzo cuando le preguntaron sobre la última racha del Celta, que ha encadenado tres victorias consecutivas: “Eso prueba que el fútbol tiene una dinámica muy rápida, cíclica, cualquier resultado no debe dañarte tanto, ni tampoco hacerte confiar demasiado. Cada 7 días empieza una nueva misión, en nuestro caso cada tres”, explica el técnico celeste. 

Berizzo tiene claro que hay muchas cosas por encima de lo que diga el marcador para marcar una línea de trabajo: “Ningún resultado debe desviarnos de nuestra línea, de jugar todo lo bien que podemos, y no claudicar en el esfuerzo, que es lo que nos distingue como equipo, así como el ritmo alto de juego”, subrayó. 

Lo cierto es que, aunque Berizzo acierta en su razonamiento, el resultado del último partido seguirá marcando el debate. Es algo inevitable. Las victorias del Celta en los últimos minutos en estos tres últimos partidos, han evitado que el tono del debate haya subido considerablemente, igual que en otras ocasiones, tras buenos partidos no acaban de llegar las victorias y el ambiente se enrarecía. Si la pelota entra todo va bien… hasta que deja de entrar. 

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada