El "One club man" del Celta


Foto: Atlántico Diario
Parece que fue ayer cuando un futbolista del juvenil subía a entrenar con el primer equipo allá por el verano de 2009, pasando a formar parte de la primera plantilla unas semanas después. Han pasado siete años. Largos e intensos para un Celta que ha cambiado mucho desde entonces. Hoy, aquel joven lateral derecho es el capitán del equipo con tan solo 25 años, y ya ha jugado 233 encuentros con el primer equipo, en los que ha marcado 5 goles.

Ayer firmó una nueva ampliación de su contrato que le vincula al Celta hasta el 30 de junio de 2021, cuando tendrá 30 años de edad, y llevará 12 temporadas en el primer equipo, y más de 300 partidos a sus espaldas. Si se cumplen esas premisas, el de Marín ya será toda una leyenda de esas que se recordarán durante décadas, de las que hablarán los jóvenes interesados por la historia dentro de medio siglo, y al que recordaremos todos los que lo hemos visto jugar. 

Pero su recuerdo podrá ser aún mayor si cumple el deseo de muchos de nosotros y se retira en el Celta. En un fútbol donde la fidelidad es cada vez más extraña, la presencia de Hugo Mallo es un canto a la esperanza. Hugo Mallo nunca ha vestido otra camiseta que la del Celta, y fue en el club vigués donde se formó, creció y se hizo futbolista. 

Hugo Mallo tuvo oportunidades de salir del Celta, pero siempre encontró la excusa perfecta para quedarse. Algunas veces le parecía demasiado pronto, en otras ocasiones una lesión no hizo conveniente su salida, y otras veces era año bisiesto y no procedía. Siempre encuentró el motivo para seguir en el Celta, donde cumple su octava temporada como titular indiscutible. 

Ojalá algún día pueda recibir el premio que entrega el Athletic Club, el “One club man”, a todos aquellos jugadores que han sido fieles a un equipo durante toda su carrera. Hugo Mallo lo será mientras pueda. Ojalá sea para siempre.  

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada