Cuando 5.000 paraguas se abrieron a la vez


Sucedió aproximadamente a la media hora de partido, quizás un poco antes. El partido transcurría con cierta tranquilidad, cuando de repente la lluvia hizo acto de presencia. Y no fueron cuatro gotas. Llovía con profusión sobre el césped de Balaídos.. y sobre la grada de Tribuna. 

Muchos entonces se acordaron de Abel Caballero, de Mouriño y de las obras del estadio cuando tuvieron que tirar de paraguas para salvaguardarse de la lluvia. Una imagen sin precedentes en un estadio de Balaídos que históricamente siempre ha estado cubierto a diferencia de otros campos de la Liga en los que la lluvia no es tan frecuente. 

El club reaccionó con celeridad, y un minuto después pudimos ver a azafatas repartiendo paraguas para que los integrantes de las zonas vip estuviesen a resguardo. Lo peor es que posiblemente los abonados de estas gradas, las más caras del estadio, aún estarán a expensas de las inclemencias metereológicas en algún partido más dando colorido a una grada en la que suele predominar un tono grisáceo. 

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada