¿Por qué no llegan los goles?


Foto: EFE
Dos goles en cinco partidos es el pobre bagaje del Celta en este arranque de la temporada. Encontrar el camino al gol está costando bastante a los célticos, que no han marcado ningún gol desde dentro del área, auténtico santo y seña en temporadas anteriores. Orellana en el Santiago Bernabéu, con un tiro lejano, y Rossi en Lieja, de la misma guisa, han logrado los tantos celestes en estos cinco primeros partidos. 

¿Qué está pasando? Es difícil determinarlo con precisión. Esta mañana el equipo creó muchas ocasiones, seguramente más que en toda la temporada, pero no quisieron entrar. La actuación de Mario fue muy destacada, como también lo fue la de Serantes, el guardameta del Leganés, en la primera jornada. Ante Madrid y Atlético era más difícil crear ocasiones, y aún así las hubo, mal resueltas en algunos casos, o con buenas actuaciones de Oblak, como fue el caso del partido ante el Atlético de Madrid. 

El problema con el gol ya se intuía en la pretemporada, donde, a pesar de marcar en bastantes partidos, daba la sensación de que no fluían las ocasiones como en otros años. En todo caso, el partido de hoy nada tuvo que ver con los anteriores. Dos tiros al palo, varias intervenciones de mérito del guardameta, fueras de juego inexistentes… es increíble no marcar en un partido con el dominio que tuvo el Celta en El Sadar, pero a veces la pelota no quiere entrar, y a veces no sabemos qué hacer para que entre. 

El Celta cuenta en sus filas con buenos delanteros. Rossi, Aspas y Guidetti ya han demostrado que saben marcar goles, y están acompañados por jugadores en las bandas que también tienen gol, pero que no acaban de encontrarlo este año. Cierto que la ausencia de Orellana se está notando mucho, ya que el chileno era capaz de aparecer en posiciones que facilitaban la vida a sus compañeros. También lo hacía Nolito, pero el andaluz no volverá así que es mejor olvidarse de él. 

Se echa de menos también la aportación de los hombres de la segunda línea. Daniel Wass arrancó el pasado curso a muy buen nivel goleador, y este año le está costando incluso crear ocasiones. Pablo Hernández lo intentó en Lieja pero le falta un punto para acertar. No debería ser preocupante, son cinco partidos y quedan por delante muchos para tomarle el pulso a la competición, pero convendría solucionar este problema cuanto antes, para evitar que se enquiste. 

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada