Guidetti mete en un lío a Berizzo


Foto: Miguel Riopa/Getty Images
Escribíamos esta semana sobre las menguantes oportunidades que estaba teniendo John Guidetti, que aún no se había estrenado en el aspecto goleador, si bien el acumulado de minutos apenas superaba los 150 en los partidos que había podido jugar. Apuntábamos que la Europa League era una competición que podía servir, como le sirvió el año pasado la Copa del Rey, para crecer y demostrarle a Berizzo que merece más minutos de los que hasta el momento ha tenido. 

El bueno de Berizzo se acostó anoche feliz por la victoria, pero con muchas preguntas en la cabeza. Los tres delanteros no se lo están poniendo nada fácil para decidirse por uno de ellos. Bendito problema, pensará el preparador argentino, que pidió a Rossi para tener más alternativas ofensivas y llegar a esta situación. 

Es evidente que Rossi merece minutos lo más cerca de la portería posible, tiene gol y esa capacidad mágica de cambiar un partido con una arrancada, pero Guidetti también lo tiene. El ariete sueco, de ascendencia italiana, ya demostró el pasado año que es un fajador nato, que no se rinde y que es capaz de sobrevivir a cualquier tipo de situación. El partido de ayer es un ejemplo de lo que debe hacer un delantero. Su garra, su carácter y el carisma que tiene entre la afición es un tema aparte. 

Y el tercero es Iago Aspas. Un futbolista que, más allá de cualquier concepto técnico o táctico que podamos desarrollar, debe estar los 90 minutos sobre el terreno de juego, porque tiene la capacidad de desequilibrar que tienen los grandes, porque conecta de forma especial con el público y con el fútbol. 

Así pues, a Berizzo se le presenta un problema, que se puede convertir en una bendición si sabe conjugar a los tres, y sacarles el máximo partido incluso sabiendo que que se van a perder muchos minutos de juego. Supongo que esas cosas irán en el sueldo. 

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada