Fujitsu Radoja


Foto: La Nueva España
Nemanja Radoja fue el pivote titular desde su llegada al Celta hasta que Berizzo descubrió a Augusto para esta posición. El futbolista argentino ofrecía un futbolista muy diferente, con capacidad de creación, e igualmente eficaz en defensa, que otorgaba al Celta un rol mucho más ofensivo. Así, cuando Augusto emigró hacia el Atlético de Madrid, el “Toto” tenía claro cual era el perfil que quería para esta posición. 

El elegido fue Marcelo Díaz, un jugador que llevaba aún más al extremo la apuesta de Berizzo por un pivote con mayor capacidad para construir que para destruir, porque el “chelo” es mejor que Augusto en la elaboración, pero peor en la contención. Radoja está en el extremo opuesto, y apenas ha podido jugar durante las sucesivas bajas del internacional chileno por lesión. 

No sabremos que pasará a partir de ahora, pero en este inicio de temporada Radoja ha ejercido como pivote interino del equipo, a la espera de la recuperación de Marcelo Díaz. Y su rendimiento no ha decepcionado a casi nadie. El serbio no hace demasiado ruido, en ocasiones abusa del pase hacia atrás, pero tiene gran seguridad en lo que hace. Roba balones, y no suele regalar muchos. Realiza una labor oscura, que en muchas ocasiones destaca poco, pero suele ser bastante valorada por la afición. 

A Radoja nunca lo ha dejado de lado Berizzo. El serbio es uno de los jugadores favoritos de Berizzo para entrar desde el banquillo. La pasada temporada disputó 36 partidos, 20 como titular y en 16 de ellos fue suplente, jugando en muchos de ellos menos de 10 minutos. Berizzo lo valora y quiere tenerlo siempre alerta, quiere que se sienta importante porque es consciente de que es un futbolista al que puede necesitar. Él aprovecha las oportunidades sin hacer ruido. En silencio, el mismo que muestra cada vez que sale del equipo inicial. 

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada