El necesario esfuerzo del club por los abonados


Un afectado con la reclamación al Celta (Foto: La Voz de Galicia)
 La relación del Celta con su afición no está siendo la mejor durante este verano. Han sido muchos los errores que ha cometido el club, capaz de enfadar a gran parte de su masa social. Lo último ha sido la reubicación de aficionados de Río Alto, en algunos casos será solo durante un par de partidos, por la necesidad del club de ofrecer butacas a cubierta para los compromisos comerciales de la UEFA, donde su responsabilidad es limitada, ya que el Concello había prometido que la nueva cubierta estaría lista para la Europa League. 

Sin embargo, hay otras medidas que tienen que ver con peticiones de la Liga, que ya había solicitado el pasado curso, y de las que el club no avisó a sus abonados, que ahora ven como su emplazamiento en Balaídos no existirá, ya que allí se colocará una nueva zona para la prensa. ¿No se pudo avisar a estos aficionados a la hora de renovar su abono el pasado verano?. 

Entendemos que no es fácil llevar un club de fútbol, pero una empresa que gestiona un presupuesto de casi 60 millones de euros, no debería permitir que se diesen situaciones así. El club ha llenado su día a día de detalles que cualquiera mejoraría. Es evidente que quien manda desconoce todos los pormenores de lo que ocurre administrativamente en el club, pero cualquier departamento del club tiene un responsable. Enviar a los abonados cartas recordatorias de las ventajas de abonarse antes de una fecha determinada selladas en una fecha posterior es un gasto inútil y una auténtica chapuza. Pero ocurre. 

No es la primera vez que el club logra enfadar a los abonados. Ya sucedió durante la Campaña con el redondeo a conveniencia del club, que llevó a algún socio a denunciar la situación, despreciado por Carlos Mouriño cuando ironizaba sobre las denuncias ante Consumo por 3 céntimos. Además de que las cantidades eran superiores, lo que se estaba denunciado era el hecho, no la cantidad sustraída por el club. Tampoco los registros llevados a cabo el año pasado gustaron a un gran sector de la afición, y se habló demasiado de los manta de calaveras y de la bufanda de celtarras que le costó un disgusto a un seguidor veterano del club. 

Son, en definitiva, muchas cosas que se deben mejorar en el futuro. El divorcio entre la afición y el club es lo peor que le puede pasar a un equipo de fútbol. De momento no se ha notado en el estadio, donde el ambiente sigue siendo positivo hacia el equipo. Estaría bien diferenciar el polvo de la paja, y es un gesto de madurez por parte de la afición, pero todo tiene un límite. 

Es difícil hacer muchas cosas bien en el club, y esta directiva ha demostrado en los últimos años que es capaz de hacerlas. La situación económica y deportiva es envidiable. Se ha logrado una participación en Europa sostenible, sin poner en riesgo ni hipotecar el futuro del club. Se ha mejorado el aspecto del estadio, la relación entre la afición y los jugadores es cada vez más estrecha. Se ha generado la sensación de club cercano, lo cual no es fácil, y es una pena estropearlo por esta falta de tacto, sensibilidad y empatía con unos aficionados que no pueden sufrir este tipo de situaciones sin más. 

Animamos desde aquí a que alguien en el club tome cartas en el asunto, revise la situación e intente buscar alguna medida para compensar a los afectados. Estoy seguro de que esta situación tiene arreglo, pero es necesario que alguien en el club dedique el tiempo suficiente para encontrar la solución. No podemos dejar a nadie en la estacada, incluso aunque la responsabilidad final no sea del club.

El Celta no es una empresa al uso. No es un servicio del que uno pueda darse de baja si la empresa no cumple. No tiene competencia, no hay posibilidad de gestionar con otra empresa que ofrezca algo similar porque no existe. Es una enorme ventaja para el club el hecho de no tener competencia, pero no debe aprovecharse de ello. Son muchos los socios que han amenazado con no renovar su abono, y como un club de fútbol no es como cualquier otra empresa, el trato que debería dar a estos "clientes" tampoco debería parecerse al de cualquier empresa. Tomen nota y arreglénlo. 

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada